Uganda estudia un polémico fondo para sufragar funerales de diputados

0
386

parlamento-de-ugandaUna propuesta del Parlamento de Uganda de pagar más de 50 millones de chelines ugandeses (alrededor de 13.000 euros) a cada uno de sus diputados para financiar su funeral ha despertado las críticas de diversos sectores, que alegan que resulta un gasto público completamente innecesario, sobre todo teniendo en cuenta la débil economía del país.

La asignación se ha sugerido después de que la semana pasada el Parlamento ugandés presentase otra propuesta de ley en la que ofrecía a cada uno de los 427 parlamentarios de Uganda 150 millones de chelines (alrededor de 40.000 euros) para comprar vehículos exentos de impuestos, otra medida que ha enfurecido sobremanera a ciertos sectores.

El plan del Parlamento proporcionará a cada diputado financiación para pagar un féretro de lujo, los preparativos de la tumba, un servicio de seguridad y catering para los asistentes al sepelio. En Uganda, los funerales suelen durar varios días, y al tratarse de altos cargos, es probable que se declare luto nacional después de la muerte de cada uno.

A pesar de que Uganda es un país donde la corrupción en la esfera política está muy extendida, no es perseguida por las autoridades policiales. Esto despierta la indignación de los ciudadanos, que se muestran totalmente desencantados con el sistema político. Un parlamentario en Uganda gana alrededor de 5.300 euros al mes, mientras que el salario medio de los ugandeses es de 600 euros al año.

«Los parlamentarios no nos están contando cómo piensan mejorar nuestra situación económica, sólo vemos cómo chupan del bote», ha declarado la activista de Derechos Humanos Jackie Asiimwe. «La cantidades que manejan son obscenas», ha añadido.

El portavoz del Parlamento de Uganda, Chris Obore, ha dicho que la indignación pública que ha despertado la propuesta para financiar con dinero público los funerales de los diputados está fuera de lugar, tras lo que ha añadido que los parlamentarios están siendo acusados «injustamente» por la población.

El proyecto de ley establece que se financiarán con dinero público hasta cinco muertes por año. Si durante el año no muere ningún parlamentario, el dinero regresará a la Tesorería Pública de Uganda.

Algunos de los diputados del Parlamento de Uganda se han unido al movimiento crítico contra el presidente, Yoweri Museveni, cuya fortuna y voluntad derrochadora –cuenta con varias mansiones, jets privados, coches de lujo– se ha convertido en todo un símbolo de la opulencia y extravagancia de la élite de un país donde miles de personas se encuentran en situación de inseguridad alimentaria.

Museveni presume de haber restablecido el orden tras años de Gobierno caótico con su llegada al poder en 1986 y, si bien la economía ha crecido, los expertos sostienen que el presidente ha fracasado en el intento de cubrir las necesidades de la población, que siguen aumentando.