Uganda emplea gases lacrimógeno contra unos manifestantes

0
488

Yoweri MuseveniLa Policía de Uganda ha disparado este miércoles gases lacrimógenos en el noreste del país para dispersar la protesta liderada por el exprimer ministro Amama Mbabazi, quien pretende derrotar al veterano presidente, Yoweri Museveni, en las elecciones de 2016.

Una portavoz de Mbabazi, Josephine Mayanja-Nkangi, ha asegurado que la Policía ha disparado gases lacrimógenos poco después de que los manifestantes se reunieran en el campo deportivo de Soroti, una ciudad a unos 300 kilómetros de la capital, Kampala. Además, ha aclarado que los agentes han aplicado este medida sin que hayan sido provocados y sin ningún otro motivo.

Asimismo, los medios locales han advertido que aviones militares han estado rondando los lugares en donde se han reunido los partidarios de Mbabazi, poco antes de que se hayan empleado gases lacrimógenos.

El segundo portavoz del Gobierno, Shaban Bantariza, ha explicado que las protestas eran ilegales debido a que la Comisión Electoral había autorizado a Mbabazi a tener «reuniones consultivas», no «protestas masivas». «Solo se permite llevar a cabo manifestaciones masivas y distribuir material propagandístico a aquellos que han sido debidamente nominados como candidatos», ha aclarado.

Desde el lunes, Mbabazi ha llevado a cabo grandes protestas en el este de Uganda para medir el apoyo a su candidatura y reunir a sus seguidores. El político se mantiene como independiente después de que la formación gobernante, el Movimiento de Resistencia Nacional (NRM, en sus siglas en inglés), descartase en julio nombrarlo candidato.

Museveni, quien ha gobernado el país durante casi 30 años, se enfrentará a Mbabazi en lo que se espera que sea un duro desafío. El líder de la oposición es un antiguo aliado del presidente y era una figura influyente dentro del NRM antes de que se fuera.

Los políticos de la oposición temen que las autoridades cuenten con un amplio abanico de tácticas, incluyendo la intimidación por parte de las fuerzas de seguridad, para asegurar el aumento del apoyo a Museveni antes de las elecciones presidenciales previstas entre febrero y marzo de 2016. El Gobierno ya ha sido acusado de entrenar a milicias para que intimiden a los partidarios de la oposición, por lo que se ha pedido su dimisión.