UE avisa de que la expulsión de su máxima diplomática puede afectar relaciones con Gambia

0
369

Agnès GillaudLa Unión Europea ha confirmado este viernes la salida de su encargada de negocios, la más alta representante diplomática, en Gambia tras no llegar a acuerdo con el Gobierno del país africano para evitar su expulsión y ha avisado de que el paso puede afectar «negativamente» a las relaciones con el país africano.

El Gobierno de Gambia anunció el pasado viernes la expulsión de la encargada de negocios Agnès Gillaud, y le dio un plazo de 72 horas para efectuar su salida. Sin embargo, ésta permaneció en el país a la espera de que la UE y las autoridades de Gambia trataran de llegar a un acuerdo para evitarlo.

La UE llamó a consultas el sábado pasado al embajador de Gambia en Bruselas «para protestar» por la expulsión, que la parte europea acogió «con cierto asombro» y criticó el hecho de no haber «recibido ninguna justificación», según explicó entonces a Europa Press la portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior.

La UE ha confirmado este viernes la salida de su diplomática del país africano tras no llegar a un acuerdo, a través de un comunicado del Servicio Europeo de Acción Exterior, en el que precisa que ésta se encuentra «actualmente en Dakar para consultas con el jefe de la Delegación de la UE en Gambia, residente allí», en la capital senegalesa tras «la petición injustificada de las autoridades gambianas de que abandonara antes de llegar al final de su mandato formal».

«Tal acción es contraria a las normas y prácticas diplomáticas aceptable y afectaría negativamente a las relaciones entre negativamente a las relaciones entre Gambia y la UE», advierte el Servicio Exterior Europeo en la nota.

A pesar de la expulsión consumada, «la UE se mantiene en contacto con las autoridades gambianas para tratar de resolver esta cuestión».

MOTIVOS DE LA EXPULSIÓN

La expulsión, sobre la que la UE ha rechazado especular ni pronunciarse, parece estar relacionada con las críticas a las leyes contra la homosexualidad vigentes en el país y la reciente decisión de la UE de cancelar una ayuda de 13,45 millones de euros para dos proyectos.

«La UE ha trasladado regularmente sus preocupaciones en las áreas de los Derechos Humanos a las autoridades gambianas, incluido por ejemplo la pena de muerte, las alegaciones de tortura, la libertad de expresión, la discriminación y la criminalización de la homosexualidad agravada», han explicado fuentes comunitarias a Europa Press.

Las autoridades gambianas en abril de 2014 «se comprometieron a tomar acción en varias áreas de preocupación» para la UE pero los Veintiocho valoraron el progreso «insuficiente» meses después en noviembre y decidieron «no proceder con la adopción» de dos proyectos en el país por valor de 13.45 millones de euros porque no se cumplían «los elementos esenciales del Acuerdo de Cotonou», que permite suspender ayuda en caso de violaciones a los Derechos Humanos, han precisado las fuentes consultas.