Túnez pide apoyo económico para dar los últimos pasos hacia la democracia

0
186

Mehdi JomaâEl primer ministro de Túnez, Mehdi Jomaa, ha hecho un llamamiento este martes a la comunidad internacional para que den al país apoyo económico y “poder dar” los últimos pasos en la transición hacia la completa democracia.

   Túnez adoptó este lunes una nueva Constitución tres años después del levantamiento contra el Gobierno autocrático de Zine el Abidine Ben Ali.

Los dirigentes islamistas del país y la oposición laica han dejado de lado sus diferencias para permitir que el Gobierno de Jomaa se mantenga hasta las elecciones que se llevarán a cabo este año. Este hecho supone el fin de meses en los que la política había llegado a un punto muerto.

“Los amigos de Túnez y de las instituciones internacionales deben apoyar económicamente al país en su delicada fase de transición democrática”, ha dicho Jomaa en la Asamblea Nacional, a la que corresponde aprobar el nuevo gabinete. “Esta etapa necesita varias reformas económicas y distintas fuentes de financiación”, ha añadido.

Los prestamistas internacionales quieren que se produzcan recortes en los subsidios y que se realicen otras reformas que permitan a Túnez frenar el creciente déficit que presenta. El Gobierno espera que el Producto Interior Bruto del país ascienda en 2013 un 6,8 por ciento respecto al 6 por ciento de 2012.

Túnez depende en gran parte del turismo europeo y de las remesas exteriores. Las protestas de 2011 comenzaron con el incremento de las tasas que el Gobierno llevó a cabo y que finalmente se vio forzado a retirar.

Las autoridaes tunecinas aseguran que los recientes avances políticos y económicos deberían ser suficientes para pedir al Fondo Monetario Internacional que extienda 500 millones del crédito de 1.500 millones de dólares que la organización se comprometió a dar a Túnez en 2011 para que el país se restableciera económica y democráticamente.

Jomaa ha escogido como ministros del Gobierno a expertos en organizaciones internacionales asignándoles puestos clave. Por ejemplo, el nuevo ministro de Finanzas ha trabajado para el Banco Africano para el Desarrollo, y el ministro de Asuntos Exteriores para Naciones Unidas.

El progreso que Túnez ha experimentado en los últimos años ha sido elogiado como un modelo de transición que contrasta con el de sus vecinos norteafricanos, Egipto y Libia, que tratan de frenar la violencia en un turbulento cambio desde que sus mandatarios fueran derrocados.

Jomaa fue nombrado como nuevo primer ministro en diciembre de 2013 después de que los islamistas aceptaran renunciar al poder. Este compromiso fue tomado en común con la oposición laica para terminar con una crisis que amenazaba con alterar la transcición política del país tras la Primavera Árabe de 2011.

En Egipto, el mandatario islamista, Mohamed Mursi, fue derrocado por las armas en 2013 y en Libia los rebeldes que lucharon contra Muamar Gadafi siguen amaenazando con las armas a un Gobierno incapaz de controlar la transición.