Tunecinos recuerdan inmolación en medio de crisis socio-política

0
452

statue de l'avenue Mohamed BouaziziMiles de tunecinos recordaron hoy en la ciudad de Sidi Bouzid la inmolación por el fuego de un humilde vendedor callejero, Mohamed Bouazizi, detonante de las protestas que derrocaron al presidente Zine El Abidine Ben Ali.

La manifestación pacífica fue convocada por la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), y los participantes declararon que el primer ministro, Alí Larayedh; y el presidente del partido islamista Annahda, Rached Gannouchi, no eran bienvenidos.

Hoy será un día de ira y de protesta contra la política del Gobierno que incumplió su palabra y traicionó las promesas de la revolución, dijo uno de los activistas que organizaron el acto, Youssef Jlili.

En la marcha también fueron homenajeados Chukri Belaid y Mohamed Brahmi, los dos políticos laicos muertos, el primero, en febrero pasado y, el segundo, cinco meses después en sendos atentados.

Esos hechos precipitaron la crisis que obligó al partido Annahda a aceptar la formación de un gabinete de independientes tras laboriosas negociaciones en las cuales la UGTT actuó como mediadora.

La muerte de Brahmi provocó violentas protestas en esta capital y en otras ciudades, propulsadas además por el estancamiento económico y el descenso del turismo extranjero, principal fuente de ingresos en divisas fuertes de Túnez.