Trípoli designa sus candidatos a gabinete de unidad

0
458

bernardino-leon-onuLos miembros del Congreso Nacional General (CNG), uno de los dos gobiernos existentes en Libia, analizan hoy en esta capital el nombramiento de sus candidatos a integrar el futuro Gabinete de unidad nacional.

En la reunión se debatirá asimismo el estado actual y el futuro inmediato del diálogo de paz impulsado por Naciones Unidas para Libia a la luz de la decisión del gobierno asentado en Tobruk, que goza de reconocimiento internacional, de extender su mandato mas allá del 20 de octubre, cuando deben cesar en sus funciones.

De acuerdo con reportes del diario local Libya Herald, al encuentro asiste el jefe del equipo negociador del CNG, Awad Abdul Saddeq, quien asistió esta semana en la ciudad marroquí de Skhirat a una cita con el enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Bernardino León.

La víspera León anunció en esa ciudad su esperanza de que en los próximos días se pueda anunciar la conformación de un gobierno nacional de transición.

De entre todos los partidos y facciones que participan en el proceso de reconciliación nacional, hasta el momento el CNG es el único que no ha propuesto los nombres de sus aspirantes a integrar el Ejecutivo nacional, algo que debe quedar resuelto hoy.

Estamos esperanzados de que el GNC tome esta importantísima decisión para el futuro de su pueblo y que (â��) en algún momento de la tarde o la noche tengamos esos nombres, de manera que sea posible anunciar la propuesta para un gobierno de unidad, dijo León.

Luego de intensas negociaciones que se extendieron por meses, el enviado de la ONU propuso la integración de un Gobierno cuyo Presidente y uno de los vicepresidentes surjan de entre las autoridades de Tobruk, en tanto el otro vicepresidente pertenezca al CNG.

Además, el Consejo de Estado, que gozará de grandes atribuciones, estará conformado mayormente por miembros del CNG.

Desde que en 2011 Libia quedara sin gobierno tras el derrocamiento de Muammar el Khadafi por una guerra civil alentada y apoyada con bombardeos por varias potencias occidentales, el país se encuentra en medio de un vacío de poder central.

El control de la nación está repartido de facto entre las autoridades asentadas en Tobruk y las de Trípoli, así como por numerosos grupos armados locales.

A ello se suma la creciente presencia de agrupaciones extremistas musulmanas, entre ellas el Estado Islámico y el brazo de Al Qaeda en el Magreb.