Tribunal francés rechaza cierre de comercios informales en Calais

0
232
MINOLTA DIGITAL CAMERA

Un tribunal francés rechazó el cierre de las cafeterías y comercios informales instalados por los migrantes en la ciudad norteña de Calais, donde el número de indocumentados ya alcanza los nueve mil, según reportes recientes.

Frente a la intención de la prefectura local de clausurar esos establecimientos considerados ilegales, el tribunal administrativo de Lille concluyó que lo mejor es mantenerlos pues constituyen un lugar tranquilo de encuentro entre los foráneos.

En Calais, en el norte de Francia, miles de migrantes permanecen en un campamento irregular a la espera de una oportunidad para cruzar el eurotúnel (que atraviesa el canal de la Mancha) y llegar al Reino Unido.

A causa de las precarias condiciones, el sitio es llamado “la jungla de Calais”.

La prefectura alega que los comercios informales instalados no cuentan con las condiciones de higiene y seguridad propicias, por lo que defienden cerrar los sitios considerados una fuente de problemas para el orden público.

Los magistrados declararon comprender esos argumentos, pero estimaron que cerrar los comercios perjudicaría notablemente a los migrantes.

De acuerdo con las estadísticas de organizaciones no gubernamentales, el número de indocumentados en Calais ya roza los nueve mil, el doble de los cuatro mil 500 reportados por el gobierno galo en junio.

Las fuerzas de seguridad advirtieron este viernes que el panorama “está peor que nunca”, con un incremento de fenómenos como la violencia, los robos y la prostitución.

Frente a ello, los uniformados no disponen de las condiciones necesarias para controlar la situación.

Con el estado de emergencia vigente en el país a raíz de los atentados, muchos efectivos se encuentran movilizados para garantizar la seguridad en las grandes ciudades y ello implica la disminución de los disponibles en Calais para enfrentar los problemas del orden, explicaron los policías.

En el verano pasado, en plena ola migratoria hacia Europa, Calais se convirtió en uno de los epicentros de la crisis, pues miles de indocumentados intentaban cada noche cruzar por la fuerza el eurotúnel, lo que provocó varias muertes en accidentes y enfrentamientos con los cuerpos de seguridad.