Tribunal de Burkina Faso aplaza juicio contra expresidente

0
485
El Alto Tribunal de Justicia (ATJ) de Burkina Faso suspendió el juicio contra el expresidente Blaise Compaoré hasta que el Parlamento decida sobre la constitucionalidad de dos artículos conectados al proceso, informó hoy la Agencia Panafricana de Prensa.

El litigio por esclarecer se origino porque el Consejo Constitucional declaró contraria a la Constitución la aplicación de los artículos 21 y 33 de la Ley Orgánica sobre composición y funcionamiento del ATJ y también al procedimiento aplicable ante esta jurisdicción, añade un comunicado citado por la fuente.

Según el artículo 159 de la Carta Magna burkinabé, ‘una disposición declarada inconstitucional no puede aplicarse’ añade la declaración sobre esta parte del proceso contra Campoaré, acusado de de crímenes durante un frustrado intento golpista liderado por él en octubre de 2014 y sospechoso de magnicidio en 1987.

‘La reanudación del juicio contra el ex mandatario y varios ex miembros de su gobierno sólo podrá efectuarse después de la esperada corrección de los mencionados textos, lo cual también conduce a citar de nuevo a acusados y testigos’, aclara el comunicado.

Esta es la segunda ocasión en que el ATJ prorroga el juicio contra el grupo de ex funcionarios después del aplazamiento del 16 mayo pasado, que fijó precisamente un mes de espera también por razones de inconstitucionalidad alegadas por la defensa.

Burkinabeses homenajean a fallecido compañero de Thomas Sankara

Los abogados de Compaoré, exiliado ahora en la vecina Costa de Marfil, abandonaron entonces la sala del ATJ bajo el argumento de que esta jurisdicción creada en 2015 no está habilitada para juzgar hechos ocurridos en 2014 y exigieron que el proceso se remitiera primero al Tribunal Constitucional.

El Tribunal Supremo anunció a mediados de febrero pasado el actual proceso contra Compaoré, a quien se responsabiliza con decenas de muertos y heridos durante la fallida asonada para derrocar al entonces Gobierno de Transición.

La alta instancia instrumentó entonces contra el ex gobernante varios cargos sobre actos represivos y sangrientos, mientras el actual gobierno del presidente Roch Marc Christian Kaboré investiga la presunta responsabilidad de Compaoré en el asesinato en 1987 del entonces presidente y líder marxista Thomas Sankara.

Sankara, considerado el padre de la revolución burkinabé y uno de los líderes africanos de aquel momento, murió junto a 12 de sus compañeros en la acción militar protagonizada por Compaoré y varios de sus allegados.