Tratado que prohíbe armas nucleares se adopta en ONU por voto

0
354
Un tratado que prohíbe las armas nucleares fue adoptado hoy en las Naciones Unidas con el voto a favor de 122 países, el rechazo de un Estado y la abstención de otro.
Una cerrada ovación de las delegaciones presentes en la conferencia para negociar el instrumento multilateral cuando su presidenta, la embajadora costarricense Elayne Whyte, preguntó si podía asumir la aprobación por consenso, hizo pensar en ese resultado, pero la delegación de Holanda solicitó el voto en medio de los aplausos.

Holanda fue el único país de la OTAN presente en las discusiones que se instalaron el 15 de junio, con la participación de alrededor de 130 gobiernos.

El acuerdo refleja la preocupación de la comunidad internacional por las catastróficas consecuencias humanitarias que traería el empleo de las armas nucleares, y reconoce por tanto la necesidad de eliminarlas.

En ese sentido, prohíbe su desarrollo, prueba, producción, adquisición, posesión, almacenamiento y transferencia, así como la amenaza de su uso.

También recoge la obligación de asistir a las víctimas y de atender los daños ambientales derivados de los ensayos con armas nucleares.

El tratado cuenta además con espacios para que se incorporen al mismo los países poseedores de los letales artefactos, los únicos de exterminio en masa sobre los cuales no existía una convención para prohibirlos.

La presidenta de la conferencia de la ONU para negociar el instrumento calificó de histórica su materialización, e instó a todos los países a formar parte del mismo.

Whyte destacó la inédita rapidez con la que se acordó el tratado, y resaltó que es el primer mecanismo multilateral de desarme pactado en los últimos 20 años.

La conferencia de negociación del acuerdo para prohibir las armas nucleares se había instalado el 15 de junio, y durante las tres semanas de discusiones se presentaron tres borradores de texto fruto de los intercambios de criterios entre los alrededor de 130 países participantes, proceso en el que contribuyeron la sociedad civil y la comunidad científica.

En declaraciones a Prensa Latina, Whyte reconoció el compromiso mostrado por las delegaciones y el aporte de la sociedad civil.

Si bien es cierto que activistas, diplomáticos y científicos han mostrado aquí decepción por el boicot de varias naciones al proceso, el sentir general es que el acuerdo representa un paso trascendental de cara a la aspiración de eliminar las armas nucleares.

El tratado se abrirá a la firma el 20 de septiembre, y entrará en vigor cuando lo ratifiquen 50 Estados.

El secretario general de la ONU, António Guterres, será el depositario del instrumento multilateral.