Todos los partidos de Vitoria, salvo el PP, firman una declaración contra los discursos de «odio y racismo»

0
993

Ayuntamiento de VitoriaTodos los partidos del Ayuntamiento de Vitoria, salvo el PP, han firmado una declaración de principios en la que rechazan «los discursos políticos que alientan el odio y el racismo». Los firmantes del texto, asimismo, se comprometen a combatir el fraude fiscal y en las ayudas sociales, pero tachan de «mezquinos» los mensajes que «culpabilizan a un colectivo determinado en función de su nacionalidad».

La declaración ha sido presentada este viernes en el Ayuntamiento por el alcalde, Gorka Urtaran (PNV), y los representantes municipales de EH Bildu, PSE-EE, Sumando-Hemen Gaude e Irabazi. El texto incluye el compromiso de «no utilizar la inmigración o el miedo al inmigrante como arma electoral».

El PP ha interpretado que con este documento «se ha pretendido» dar a entender que el Partido Popular «ha tenido un discurso racista» en Vitoria, algo que esta formación ha rechazado. Éste ha sido uno de los motivos por el que esta formación no ha apoyado el texto.

Los grupos firmantes del documento se comprometen a «fomentar la cohesión social y la convivencia pacífica entre todos los gasteiztarras». Además, muestran su «absoluto rechazo a los discursos políticos que, por un interés partidista totalmente irresponsable, alientan el odio, el racismo o la xenofobia».

«CIUDAD INCLUSIVA»

En la misma línea, muestran su compromiso de «no utilizar la inmigración o el miedo al inmigrante como arma electoral o como discusión política». Además, apuestan por fomentar una ciudad «inclusiva y plural».

Por otra parte, defienden la necesidad de «aunar esfuerzos en la lucha contra el fraude en cualquiera de sus expresiones: fiscal o social». El documento expresa la convicción de que hay que tener «tolerancia cero frente al fraude», pero también contra los discursos «que rompen la convivencia».

«Tan mezquino y detestable es aquel acto que defrauda al sistema público en cualquiera de sus ámbitos, como aquel que culpabiliza a un colectivo determinado, en función de su nacionalidad, de abusos, problemas o errores en el mismo», continúa el documento.

La declaración también alude a otras cuestiones, como la necesidad de fomentar la transparencia y la participación ciudadana, así como el rechazo a «las viejas formas de hacer política». Por otra parte, los grupos firmantes también expresan su oposición al ‘fracking’ y a la reapertura de la central nuclear de Garoña.