Thaylor puede ser sancionado

0
765

El arbitraje del colegiado guipuzcoano Aritz Gómez Luque dejó bastante que desear en el Stadium Gal. Sin embargo, más que su arbitraje lo que no ha gustado nada en el Real Unión es la redacción del acta posterior al encuentro en la que recoge lo sucedido en el túnel de vestuarios y que deja en bastante mal lugar a Thaylor Lubanzadio, quien probablemente pueda ser sancionado como consecuencia de una descripción de los acontecimientos que, desde el club irundarra, consideran que no se ajusta a la realidad y que puede perjudicar gravemente a un futbolista que acababa de ser gravemente insultado por un rival sobre el terreno de juego.

Los hechos en cuestión sucedieron tras el partido cuando, en el túnel de vestuarios, tanto el colegiado como uno de sus líneas fueron abordados por Thaylor Lubanzadio quien, algo alterado por los insultos racistas que acababa de recibir en el campo, preguntó por qué no habían expulsado a Marc Trilles. “Al dirigirme al túnel de vestuarios he visto al línea y le he dicho que lo había oído todo, el árbitro también”, comentó ayer por la noche. “Les he dicho que era imposible que no le hubieran expulsado porque eso es expulsión. El línea me ha dicho que no me dirigiese a él y que me marchara del túnel”, describió Thaylor, quien fue apartado por fuerzas de la Ertzaintza de las inmediaciones del vestuario del colegiado.

Posteriormente, en la redacción del acta, Artiz Gómez Luque señala que “una vez finalizado el partido, y ya dentro del túnel de vestuarios, el jugador local número 15 don Brian Lubanzadio Aldama se ha dirigido al asistente número 1 señalándole con su dedo índice a escasos centímetros de la cara, empujándole y recriminándole un lance que ha ocurrido durante el partido. En ese momento las fuerzas y cuerpos de seguridad han intervenido sujetando a dicho jugador”.

Esta redacción ha molestado mucho al Real Unión quien, por medio de su gerente Asier Maestu, había tratado de explicarle con anterioridad al colegiado, siempre con educación, la situación vivida por Thaylor, lo que al parecer no sirvió para que este suavizara lo sucedido. Pero es que además Maestu, que presenció lo sucedido, asegura que “en ningún momento Thaylor fue sujetado por la Ertzaintza, simplemente le apartaron como hicieron con otras personas que allí se encontraban”. De hecho, el gerente del Real Unión intentó hablar con la Ertzaintza para que realizasen un anexo en el que indicaran que dicha circunstancia no se produjo, lo que no consiguió.

Y es que el hecho de que el árbitro haya indicado en el acta que Thaylor señaló a uno de sus asistentes “con el dedo índice a escasos centímetros de la cara”, que mencionase un empujón y, sobre todo, el hecho de que dejase constancia de que los ertzainas allí presentes tuvieran que “sujetar” al jugador, van a provocar posiblemente una sanción quizá importante al futbolista. El colmo de los colmos.

Por otra parte, Gómez Luque también explica en el acta las expulsiones de los dos técnicos unionistas, Asier Santana e Iñaki Goikoetxea. A este último, según el acta, le expulsa por “protestar de forma ostensible una decisión mía levantando las manos”, mientras que al técnico de Idiazabal le amonestó, siempre según el acta, por “salir del área técnica y dirigirse a viva voz protestando una decisión del trío arbitral”.