Termina parte de vista sobre muerte de activista sudafricano

0
712
La primera parte de la investigación sobre la muerte hace 45 años del activista antiapartheid Ahmed Timol concluyó con la decisión del juez Billy Mothle de citar a todos los policías del régimen del apartheid que participaron en ese hecho.

La vista comenzó el lunes luego de la petición de los familiares de Timol de reabrir el caso, al estar en contra del dictamen en 1972 de que el joven de 29 años se había suicidado al saltar del décimo piso de la entonces estación de policía de la Plaza John Vorster de Johannesburgo.

Timol, un maestro de la localidad de Roodepoort que militaba en el Partido Comunista de Sudáfrica, fue apresado en octubre de 1971 junto a Salim Essop por transportar propaganda de su organización y del Congreso Nacional Africano.

Al dar su testimonio ante la corte, Essop narró que desde su detención junto a Timol había sido golpeado y luego torturado al ser trasladado a la estación de policía de la Plaza John Vorster, antes de ser condenado a cinco años de prisión.

Entre las torturas relató que le cubrían la cabeza con bolsas plásticas para ahogarlo, lo obligaban a simular que estaba sentado y le aplicaban shocks eléctricos.

Esos abusos hicieron que fuera trasladado a los hospitales Charlotte Maxeke y Hendrix Verwoerd en Pretoria y luego a las instalaciones médicas de la prisión de esta misma ciudad, donde cumplió su sentencia.

Otro testigo fue el abogado activista de derechos humanos George Bizos, quien dijo que durante los tiempos del apartheid los que no eran blancos eran tratados terriblemente y que existen suficientes evidencias para probar que el joven fue torturado.

En su intervención Bizos dijo que aquellos que dicen ‘lo pasado, pasado está’ no saben el sufrimiento causado a los seres queridos de las víctimas durante aquel período.

Otros testigos fueron el profesor Kantilal Naik, quien conocía a Timol de Roddepoort, donde ambos crecieron, y quien fue apresado en 1971 por su asociación con el joven. Ambos trabajaban como maestros en la escuela india de nivel secundario de esa localidad de Johannesburgo.

Al ser detenido Naik explicó que como seguidor del Mahatma Gandhi no participaba en actos violentos, lo cual causó que los torturaran por presuntamente mentir.

Agregó que los abusos a que fue sometido lo llevaron a mantener terapias sicológicas durante meses y afirmó que la policía de seguridad ‘era terrible’.

Otro testigo fue el hermano menor de Timol, Mohammad, quien se encontraba apresado en el momento de los hechos y no le permitieron asistir al funeral.

El juez Mothle dijo que quería la asistencia de los policías que participaron en el arresto e interrogatorio de Timol y Essop.

Si están vivos quiero que esos funcionarios de la policía estén presentes en la próxima vista, que tendrá lugar del 24 de julio al 4 de agosto, expresó.

Fuentes de prensa indicaron que de los 23 implicados solo sobreviven tres.