Tercer día de violencia en el estado de Alto Nilo, en Sudán del Sur

0
464

The Governor  Simon Kun Pouch PSLos militares que apoyan al gobernador del estado sursudanés de Alto Nilo, Simon Kun Puoch, y los leales al general Johnson Olony han protagonizado este jueves su tercer día de enfrentamientos. Se espera que el ministro de Defensa, Kuol Manyang, visite la región con el fin de apaciguar la situación.

El secretario general del gobernante Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán (MLPS), Anne Itto, ha anunciado la visita del ministro. «Mañana irá a Malakal (la capital del estado) para ocuparse de los asuntos militares y asegurarse de que las cosas no se van de las manos», ha informado. «Lo que empezó entre un par de soldados se ha convertido en una situación de completa inseguridad que ha cubierto la mayor parte de la ciudad», ha explicado.

El ministro de Información en funciones de Alto Nilo, Galuak Lith Hoth Dieu, ha afirmado que el miércoles fue obligado a abandonar Malakal y que las fuerzas leales a Olony habían estado bombardeando la ciudad. «No estoy en la línea de frente. Escapé ayer por mi seguridad y estoy oyendo el sonido de las balas hacia el oeste del Nilo», ha contado. Ha añadido que «los enfrentamientos son muy intensos en este momento» y que «disparos aleatorios» están provocando muchas víctimas.

Miles de personas han muerto en Sudán del Sur y más de un millón han abandonado sus hogares desde que en diciembre de 2013 estallaron los combates entre los seguidores del presidente Salva Kiir y los del exvicepresidente Riek Machar. En este tiempo han fracasado varios acuerdos de paz y se ha generado una crisis humanitaria.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios ha informado en un comunicado de que las agencias de cooperación se han retirado de la zona de Pagak, en Alto Nilo, por el deterioro de la seguridad en los últimos días. Médicos sin Fronteras y el Programa Mundial de Alimentos manifestaron este miércoles que podrían verse obligados a reducir sus operaciones en el estado.

La misión de paz de la ONU en Sudán del Sur ha informado de que balas perdidas han alcanzado uno de sus vehículos y las instalaciones sanitarias de sus tropas este jueves en Malakal. También ha afirmado que rondas de mortero han llegado a 400 metros del perímetro de su recinto.