Suman 17 mil los niños soldados sursudadeneses

0
598
El fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció hoy que las facciones armadas que operan en Sudán del Sur reclutaron a unos 17 mil niños como soldados.

Eso ocurrió en el curso de los tres años de la guerra que azota a este país, y Unicef puntualizó que en 2016 se incorporaron a filas mil 300 menores de edad, pese al acuerdo de paz firmado en 2015 entre las fuerzas del Gobierno del presidente, Salva Kiir, y los rebeldes liderados por el exvicepresidente Riek Machar.

Kiir y Machar se comprometieron a no alistar niños, recordó Unicef en un comunicado, en el cual la agencia de la ONU se refiere al asesinato de miles de menores, así como casos de secuestros y abusos sexuales.

‘Desde el primer día del conflicto, los niños han sido los que más han sufrido el impacto devastador de las violaciones de derechos’, apuntó la directora regional de Unicef para África oriental y meridional, Leila Gharagozloo-Pakkal.

Conforme con la funcionaria, a los menores se le sigue obligando a tomar las armas ‘a medida que los combates se intensifican’ contrario a ‘las numerosas peticiones de todos para que se ponga fin al reclutamiento de niños’.

En el último mes y medio, Naciones Unidas reportó el rapto y reclutamiento de 50 niños en la zona del Gran Alto Nilo, y hay informes, aún no verificados, de que al menos otros 50 presumiblemente se les reclutó en la zona de Bahr el Ghazal.

Más allá del enrolamiento en las filas de los grupos armados, Unicef indicó que desde 2013 se reportaron los asesinatos de dos mil 342 menores de edad, tres mil 090 secuestros y mil 130 agresiones sexuales, así como 303 ataques a escuelas y hospitales, dependencias necesitadas por los niños.

Unicef agregó que ‘la inseguridad permanente, combinada con una crisis económica que ha impulsado la inflación por encima del 800 por ciento, también ha causado una situación de incertidumbre alimentaria generalizada, en la que la desnutrición entre los niños ha alcanzado niveles de emergencia en la mayor parte del país’.

‘La mayor preocupación de Unicef es que, con la perspectiva de que las hostilidades y atrocidades aumenten, el sufrimiento que los niños soportan no tenga fin’, expresó Gharagozloo-Pakkala.

El conflicto en Sudán del Sur se desató en diciembre de 2013, cuando Kiir acusó a Machar de intentar derrocarlo mediante un golpe de Estado.