Sudaneses expectantes ante autoridad conjunta de transición

0
180

Grandes expectativas existen tras el acuerdo entre el Consejo Militar de Transición (TMC) y la oposición sudanesa para dar paso a una autoridad conjunta, que podría poner fin a las demandas populares de los últimos meses.

Aunque todavía existen asuntos clave por definir como la responsabilidad de tareas y los integrantes de cada lado, el anuncio de la víspera creó perspectivas de avanzar en la creación de las instituciones que organizarán la transición.

Este sábado representantes del TMC y de la coalición Libertad y Cambio tuvieron dos encuentros para la formación de estas, en correspondencia con el acuerdo alcanzado el pasado miércoles de restablecer la democracia en Sudán tras la dimisión del expresidente Omar Hassán al Bashir.

Fuentes de la oposición revelaron que propusieron integrar el consejo de transición conjunto por 15 personas, de las cuales ocho serían civiles y siete militares, mientras el TMC consideró que fuera por tres y siete, respectivamente.

Para hoy está previsto que continúen las negociaciones para alcanzar definiciones, publica el periódico Sudan Tribune, que cita a fuentes de la oposición.

De acuerdo con el medio periodístico, el consejo de transición conjunto cumplirá el rol de Presidencia, pero también deberá exisitir un ejecutivo civil y un parlamento designado.

Definido este aparato administrativo, las partes determinarán su misión y el tiempo de permanencia en el poder, asunto sobre el cual también existen incongruencias al proponer los castrenses dos años y cuatro los civiles.

Esta situación ocurre cuando se aproxima el vencimiento del plazo otorgado por la Unión Africana (UA) a finales de este mes para que sea instaurado en Sudán un Gobierno civil.

El 30 de abril el Consejo de Paz y Seguridad de la UA celebrará una reunión para analizar la situación en la nación africana, donde según los trascendidos se espera prolongar de dos semanas a tres meses el tiempo dado por el organismo regional para cumplir con ese mandato, a petición de varios de sus representantes.

Desde finales del pasado años Sudán entró en ebullición con masivas protestas populares por el incremento del costo de la vida, que luego derivaron en exigencias políticas al entonces presidente Al Bashir.

Pese a los decretos firmados por el ahora exgobernante que limitaron derechos ciudadanos y recrudecieron las acciones punitivas contra la población, Al Bashir se vio obligado a renunciar, acción que la UA calificó de golpe de estado.

En medio de la convulsión política la alta jerarquía castrense tomó el poder y creó un Consejo Militar de Transición, que estableció permanecer por dos años en el cargo hasta que fuera elegido un nuevo gobierno civil.

Este consejo tronchó las aspiraciones populares y desde comienzos de abril los manifestantes se apostaron frente a la sede del Ministerio de Defensa para exigir el Ejecutivo civil.