Sudán y el opositor del SPLM-N retoman las conversaciones para terminar con el conflicto en el sur

0
182

Sudán y el opositor del SPLM-NEl Gobierno de Sudán y el grupo militar Movimiento para la Liberación del Pueblo de Sudán-Norte (SPLM-N) retomaron hoy las conversaciones para poner fin a la lucha armada en la región de Kordofán del Sur, tras permanecer más de un año estancadas.

Ambas partes iniciaron las negociaciones con la mediación del Grupo de Implementación de Alto Nivel (AUHIP) de la Unión Africana (UA), dirigido por el expresidente sudafricano Thabo Mbeki.

Las conversaciones se reiniciaron hoy en Adis Abeba tras casi un año entre acusaciones por ambas partes acerca de la violación de los acuerdos alcanzados el pasado año.

El jefe de la delegación de Jartum, Ibrahim Ahmed Ghandour, lamentó, en rueda de prensa, que “la inflexibilidad mostrada por la otra parte” durante la última ronda de conversaciones, el pasado abril, fue la razón por la que “no pudimos alcanzar la paz a la que nuestro pueblo aspira”.

Según dijo, el SPLM-N lanzó una ofensiva militar en los municipios de Um-rwaba y Abu-karshola, donde “cientos de personas inocentes fueron asesinadas y los cuerpos de otras mutilados”.

Con todo, el Gobierno de Sudán ha mostrado su voluntad de continuar con las negociaciones.

Por su parte, Yaser Aman, negociador jefe del SPLM-N, afirmó que su grupo cree en “un acuerdo de paz, no en un acuerdo militar”.

Sin embargo, abogó por aplicar el acuerdo alcanzado en la capital etíope en junio de 2011, que deberá llevar a un proceso constitucional y de gobierno de transición apoyado por la mayor parte de los partidos políticos y la sociedad civil.

Mbeki emplazó a ambas partes a alcanzar un acuerdo esta vez: “Esta es la continuación de un largo proceso. Nadie abandonará hasta que no se haya alcanzado un acuerdo”, dijo ante las risas de los presentes.

Jartum alega que Yuba ha armado a sus rebeldes en la región meridional de Kordofán del Sur, el Nilo Azul y Darfur, acusaciones que Sudán del Surasegura son infundadas.

El MPLS-N, que opera en estas provincias meridionales, es un grupo militar opositor que pretende derrocar al régimen del presidente sudanés, Omar Hasan al Bashir, mediante la lucha armada, y está acusado por Jartum de recibir instrucciones de Sudán del Sur.

La Unión Africana había convocado una ronda de reuniones entre el Gobierno sudanés y los rebeldes en diciembre, que fue cancelada tras la muerte del expresidente surafricano Nelson Mandela, el día 5 de ese mes.