Sudán del Sur se viste de Ruanda: ‘Radio Bentiu FM’ impulsa la matanza de 200 civiles

0
434

soldados en Sudán del SurLos rebeldes han realizado una limpieza étnica asesinando a cientos de civiles, el detonante han sido las palabras de odio de una emisora de radio local, que han recordado a las pronunciadas antes de la matanza de Radio Colinas que ocurrió en Ruanda hace 20 años.

En esta ocasión el episodio ha sido instigado en Sudán del Sur por Radio Bentiu FM, que durante su emisión afirmó que había que matar a los enemigos’ dinka’ y a aquellos hermanos ‘nuer’ que se negaran a empuñar las armas.

De este modo los rebeldes sursudaneses asesinaron a cientos de civiles cuando entraron en la ciudad de Bentiu, capital del estado septentrional de Unidad, los pasados 15 y 16 de abril, ha denunciado la misión de Naciones Unidas en el país, UNMISS.

En un comunicado, la UNMISS explicó que entre las víctimas mortales hay sursudaneses y extranjeros y que los insurgentes perpetraron la matanza basándose en criterios étnicos y de nacionalidad. Al menos 200 personas murieron y 400 resultaron heridos sólo en la mezquita de Kali-Ballee, donde habían buscado refugio numerosos civiles.

Los rebeldes separaron en esta mezquita a los civiles por nacionalidad y etnia, una medida similar a la adoptada en una iglesia católica y en el complejo vacío del Programa Mundial de Alimentos. En estas sedes de Bentiu también acabaron con la vida de un número indeterminado de civiles que se habían refugiado en ellas. Al capturar esta ciudad petrolera, los insurgentes -el Ejército Popular de Liberación de Sudán en la oposición- tuvieron como blanco a distintas tribus sursudanesas y ciudadanos procedentes de la región sudanesa de Darfur.

Ataque a mujeres y niños

El conflicto que estalló en Sudán del Sur en diciembre pasado adquirió pronto un tinte étnico debido a que el presidente, Salva Kir, pertenece a la tribu Dinka, y el ex vicepresidente y líder rebelde, Riak Machar, a la Nuer. Sin embargo, los rebeldes también atacaron en Bentiu a civiles Nuer, entre ellos mujeres y niños, que se negaron a participar en las celebraciones por la victoria insurgente.

La UNMISS explicó que ha ayudado a cientos de civiles a huir de Bentiu y que miles fueron escoltados hasta la base del organismo internacional en la zona, donde están refugiadas actualmente 12.000 personas. En su nota, la misión de la ONU denunció también los llamamientos hechos por algunos líderes rebeldes en la radio local para instigar a la violencia y pidió que se investiguen los crímenes cometidos. Las sedes de la UNMISS han sido también blanco de ataques.

El pasado jueves, decenas de personas murieron y resultaron heridas al asaltar una turba el campamento de la ONU en la ciudad de Bor, capital del estado de Jonglei, en el que se refugiaban civiles Nuer. El conflicto, en el que han muerto miles de personas, ha puesto al borde de la guerra civil al joven país, independizado de Sudán en 2011, después de que en diciembre pasado el presidente acusara a Machar de intentar dar un golpe de Estado.