Sudán del Sur, otra vez en el centro del Consejo de Seguridad

0
481
La escalada de violencia desatada en Sudán del Sur y la amenaza que eso representa para los diálogos de paz vuelven a situarse entre las preocupaciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

A inicios de esta semana, la crisis en Sudán del Sur ocupó uno de los debates del órgano de 15 miembros, en el cual participó el secretario general adjunto de operaciones de mantenimiento de paz, Jean-Pierre Lacroix.

El alto representante de Naciones Unidas indicó que la opción de diálogo en Sudán del Sur se mantiene como una prioridad del organismo multilateral, pese a las crecientes hostilidades y a la cada vez mayor división entre las partes en conflicto.

También descartó la posibilidad de celebrar elecciones en ese país africano, pues no existen ni las condiciones políticas ni de seguridad necesarias.

En medio del aumento de las confrontaciones, los socios humanitarios se ven obligados a evacuar a una mayor cantidad de personas en las zonas afectadas por los enfrentamientos, detalló.

La misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (Unmiss) continúa sus esfuerzos para proteger a los civiles y responder a las necesidades humanitarias, pero el éxito de ese empeño es relativo en un entorno complejo de lucha activa e inseguridad persistente, añadió.

En ese contexto, Lacroix reiteró que debe haber consecuencias para las flagrantes violaciones del Acuerdo de Cese de Hostilidades y las promesas incumplidas de proteger a los civiles.

Para Naciones Unidas, el foro de revitalización de diálogos en Sudán del Sur es el único plan para una solución política. Tras posponerse varias veces, la nueva ronda de conversaciones entre las partes en conflicto y otras autoridades se pautó para mediados de este mes.

Durante las últimas semanas, una escalada de violencia empeora la situación de los civiles y agrava los problemas humanitarios del país, según denuncian en ONU.

A pesar de la firma, el 21 de diciembre de 2017, del Acuerdo de Cese de Hostilidades como resultado de la primera fase del foro de revitalización de los diálogos convocado por la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), los combates continúan en Sudán del Sur.

La Unmiss -en un comunicado de prensa publicado a finales de abril- ya alertaba sobre el aumento de las confrontaciones violentas en algunas regiones de ese territorio africano.

Debido a las agresiones, las personas huyen a zonas pantanosas y quedan sin acceso a las ayudas, incluidos alimentos, agua potable y atención médica, señaló este equipo de la ONU cuyo mandato se extendió recientemente por un año más.

El comunicado detalla además que los equipos de la Unmiss en el terreno están denunciando incidentes de asesinatos, violencia sexual, casas incendiadas, robos de ganado y saqueos de hospitales y escuelas.