Sudán del Sur denuncia ataques de tribu sudanesa por disputada región

0
490

tribu árabe sudanesaRecientes ataques de milicias de una tribu árabe sudanesa por la disputada región petrolera limítrofe de Abyei fueron denunciados hoy por el Gobierno sursudanés.

Combatientes de la tribu musulmana Al-Masiriya desplegaron sus acciones desde este sábado por las norteñas zonas de Kech y Dongop Alei, esta última habitada por la tribu Dinka Naquk, y causaron bajas aún por determinar, según un comunicado oficial.

Juba acusó a Jartum de apoyar a los milicianos árabes en sus ataques contra esa demarcación en litigio, que abarcaron las localidades de Maker, al noroeste, y Dongop Alei, habitada por la tribu africana Dinka Naquk, según la nota del Gobierno.

Los atacantes se desplazaron en vehículos todoterrenos similares a los de la misión de la Fuerza de Seguridad Interina de la ONU para esa región sudanesa, asegura el comunicado.

Esa suerte de escalada militar puede llevar a la región a una verdadera catástrofe pese al despliegue de los cascos azules del organismo mundial, añade el texto.

Un aparente objetivo de los ataques es expulsar de la región a sus habitantes originarios auténticos para crear un cambio demográfico en la zona y aprovechar esa situación en función de los propósitos geoestratégicos sudaneses, señala Juba.

Una denuncia similar fue divulgada a principios del mes pasado, cuando el Gobierno acusó a Jartum de que una milicia también de Al-Masiriya equipada militarmente avanzó hacia Abyei.

Esa tribu nómada, de tradicional hábitat temporal en Abyei, y los Dinka Ngok, siempre han sostenido cruentos enfrentamientos en los mencionados territorios.

Un referendo extraoficial por la unificación de esa región sudanesa con Sudán del Sur, fue votado en octubre pasado por una abrumadora mayoría de los Dinka Ngok.

Ese tipo de consulta popular, que condujo a la independencia de Sudán del Sur en julio de 2011, estaba fijada para esa misma fecha mediante anteriores acuerdos entre las partes para dirimir también a cuál de los dos estados debe pertenecer Abyei.

La disputa por esa región sudanesa rica en crudos es uno de los puntos más conflictivos en las actuales negociaciones bilaterales, tras fuertes combates desde principios de 2012, que estuvieron a punto de provocar una guerra abierta entre ambos países.