Sudán del Sur considera inapropiadas las sanciones de ONU

0
399

Francis DengEl embajador de Sudán del Sur ante Naciones Unidas, Francis Deng, advirtió hoy que las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad a su país no son el mejor camino para detener el conflicto interno.

«Es bien conocido el hecho de que las sanciones rara vez logran los objetivos previstos, por el contrario, fortalecen posturas y llevan más a la confrontación que a la cooperación», precisó en el órgano de 15 miembros después de aprobada la Resolución 226 de 2015, la cual incluye prohibiciones de viaje y congelación de activos.

Deng afirmó que era secreto abierto la intención de Estados Unidos, promotor de la iniciativa adoptada aquí, de imponer castigos a la nación africana, sumida desde diciembre de 2013 en enfrentamientos entre el presidente Salva Kiir y su principal rival, Riek Machar, con saldo de miles de muertos y desplazados.

Podemos entender la frustración y la impaciencia de la comunidad internacional por la falta de progresos en la búsqueda de la paz, sin embargo, una solución duradera no podrá alcanzarse con la imposición de sanciones, subrayó.

Según el diplomático, si se interpreta que la resolución aprobada hoy es solo un marco para las medidas punitivas, entonces consiste en una amenaza, y por tanto, para que sea creíble debería estar dirigida a la parte incumplidora con los acuerdos para acabar la crisis.

En ese sentido, defendió que el presidente Kiir ha realizado concesiones para lograr el fin de las hostilidades.

Nos parece irónico que el Presidente dé esos pasos en las negociaciones con rebeldes empeñados en derrocar un gobierno electo por el pueblo, y reciba críticas, señaló.

Naciones Unidas considera que las partes enfrentadas no hacen lo suficiente para materializar el éxito de las gestiones regionales e internacionales destinadas a alcanzar la paz y la reconciliación.

Bajo ese argumento, el Consejo de Seguridad estableció castigos selectivos por un año para quienes obstaculicen la búsqueda del fin del conflicto, violen los derechos humanos y las leyes internacionales, recluten a niños soldados y bloqueen el trabajo humanitario para asistir a las víctimas.

Además, amenazó con imponer sanciones adicionales, incluyendo el embargo de armas, a las aprobadas prohibiciones de viaje y congelación de activos financieros de individuos y entidades.