Sudán aún sin beneficios tras cese de sanciones estadounidenses

0
487
La economía de Sudán continúa sin recibir beneficios tras el levantamiento en enero pasado de las sanciones impuestas por Estados Unidos, aunque los inversionistas esperan ver un ascenso, afirmó hoy un funcionario bancario local.

Las ventajas que esperaba el país aún están por llegar, no se ven los frutos de la decisión de Washington de cesar esas medidas, declaró el vicegobernador del Banco Central, Badr al-Din Qurashi.

El experto en finanzas opinó que entre las razones por las que no se ven progresos sobresale el hecho de que el nombre de Sudán permanece desde 1993 en la lista de Estados patrocinadores de terrorismo, elaborada de manera unilateral por Washington.

Esa medida impide que el país reciba préstamos o ayuda financiera bajo la Ley de Asistencia Extranjera de Estados Unidos y la Ley de Administración de Exportaciones, explicó Qurashi durante un foro sobre las sanciones económicas en esta capital, al que asistieron delegados estadounidenses.

Según el funcionario, otra limitación que frena la economía local es que los bancos internacionales, especialmente los estadounidenses, se abstienen de realizar transacciones con sus contrapartes sudanesas.

Esas instituciones financieras alegan que los inversionistas extranjeros temen entrar en grandes inversiones en Sudán antes del levantamiento total de las citadas medidas económicas contra su gobierno.

El impacto de las sanciones fue muy serio y efectivo en el sector bancario. Lo privó de excepciones y licencias para importar bienes y servicios básicos, lo que llevó a la creación de un mercado de servicios bancarios paralelos, subrayó Qurashi.

Según el vicegobernador del Banco Central de Sudán, esas medidas impidieron que el sector bancario y los ciudadanos nacionales usaran sistemas internacionales de pago y liquidación y transferencias bancarias, ya que los bancos también fueron impedidos de adquirir tecnología avanzada desde Estados Unidos.

‘En general, las sanciones estadounidenses son una de las razones más importantes para el deterioro de las condiciones económicas y de vida en las últimas dos décadas en Sudán, porque elevan el costo de producción y el nivel general de precios, lo cual a su vez reduce la competitividad de los productos’, destacó el especialista.

Sudán fue incluido en la mencionada relación de auspiciadores del terrorismo circulada por Washington por acusaciones de que el país albergaba a irregulares islamistas, supuestamente habilitados para operar contra objetivos regionales e internacionales.