Sudán acusa a los rebeldes de obstaculizar las negociaciones en Etiopía

0
386

BechirEl ministro de Defensa sudanés, Abdel Rahim Husein, acusó hoy a los rebeldes del Movimiento Popular para la Liberación de Sudán/Sector Norte (MPLS-N) de obstruir las conversaciones de paz en Adis Abeba.

En un discurso ante una multitud de voluntarios de las fuerzas de defensa popular, Rahim Husein insistió en la voluntad de los agentes gubernamentales de resolver el conflicto a través del diálogo, aunque sin recurrir a la fuerza, llegado el caso.

«Queremos resolver nuestros problemas mediante el diálogo y solo el diálogo, pero si nos imponen luchar, será necesario que lo hagamos», aseguró el ministro.

Añadió que el gobierno sudanés está «listo para completar el crucial proyecto antes de verano para poner fin a la insurgencia en los estados de Kordofán del Sur y Nilo Azul».

La delegación sudanesa que participa en las negociaciones -iniciadas el pasado jueves en la capital etíope- acusó hoy también en un comunicado a los rebeldes de obstaculizar el camino del diálogo.

Asimismo, apuntó que los insurgentes son «responsables» de todas las complejidades y los resultados negativos de las conversaciones hasta ahora.

«Cualquier negociación futura debe girar en torno a dos únicas regiones, de acuerdo con la agenda acordada y el diálogo deberá centrarse en temas de política, seguridad y de carácter humanitario», dijo la delegación.

Por otro lado, el portavoz oficial de la delegación del MPLS-N, Mubarak Abdel Rahman Erdol, aseguró en una nota que las negociaciones han llegado a un «punto muerto por haberse distanciado aún más las posiciones de las dos partes».

Aseguró que los rebeldes piden un alto el fuego que se ajuste a los estándares internacionales y una solución con la participación total de las fuerzas políticas y organizaciones civiles, pero lamentó que «la delegación de Jartum se niegue a permitirlo».

Tras más de un año de estancamiento, el Gobierno de Sudán y el Movimiento para la Liberación del Pueblo de Sudán-Norte retomaron el pasado 13 de febrero las conversaciones para poner fin a la violencia en la región de Kordofán del Sur.

Ambas partes iniciaron las negociaciones con la mediación del Grupo de Implementación de Alto Nivel (AUHIP) de la Unión Africana (UA), dirigido por el expresidente sudafricano Thabo Mbeki.

El MPLS-N, que actúa en las provincias meridionales, es un grupo militar opositor que pretende derrocar al régimen del presidente sudanés, Omar Hasan al Bashir, mediante la lucha armada, y está acusado por Jartum de recibir instrucciones de Sudán del Sur.