Sudáfrica: vigilia por el tío Kathy

0
522
Decenas de personas se congregaron hoy en los exteriores de la casa del veterano luchador sudafricano Ahmed Kathrada para dedicarle una vigilia.

Presenta una condición ‘estable, no se encuentra en estado crítico’, informó el director de la fundación que lleva su nombre, Neeshan Balton, quien habló desde los exteriores de la vivienda de Kathrada, en Killarney, Johannesburgo.

La víspera la propia fuente advirtió que la situación del tío Kathy, como lo llaman con cariño, era ‘impredecible’, tras otras complicaciones postoperatorias sufridas luego de una cirugía para eliminarle un coágulo de sangre en el cerebro.

El equipo médico consideró que la edad -pronto cumplirá 88 años- es el principal factor que frena su restablecimiento.

Nos dicen que batalla muy duro y que todavía está muy fuerte; sabemos que se recuperará, subrayó Balton.

El presidente Jacob Zuma envió un mensaje en los que le deseó parabienes al icono antiapartheid.

También el ministro de la Presidencia, Jeff Radebe, pidió por la recuperación de Kathrada, quien ‘desempeñó un papel crucial en la lucha por la libertad’, subrayó.

El Congreso Nacional Africano (ANC) se sumó a este deseo en un comunicado difundido el miércoles.

Kathrada, internado en principio por deshidratación, es uno de los tres sobrevivientes del histórico juicio de Rivonia en 1964 (los otros dos son Andrew Mlangeni y Denis Goldberg).

Ellos, junto con Nelson Mandela, Walter Sisulu, Govan Mbeki, Raymond Mhlaba y Elias Motsoaledi, resultaron sancionados a cadena perpetua en la prisión de Robben Island por sus actividades e ideas políticas en contra del apartheid (sistema de segregación racial).

Liberado en 1990 (al igual que Mandela) y después de los primeros comicios libres celebrados en Sudáfrica en abril de 1994, sirvió como miembro del parlamento representando al ANC.

‘Aunque no olvidemos las brutalidades del apartheid, no queremos que (ese lugar) sea un monumento de nuestras penurias y sufrimientos’, indicó al referirse a la tristemente célebre prisión de Robben Island, convertida ahora en museo.

Para Kathrada, la otrora cárcel es un símbolo del ‘triunfo del espíritu humano contra las fuerzas del mal, un triunfo de la sabiduría y la amplitud del espíritu contra las pequeñas mentes y mezquindades; un triunfo del valor y la determinación sobre la debilidad (…) un triunfo de la nueva Sudáfrica sobre la vieja’.

De padres inmigrantes indios, Kathy nació el 21 de agosto de 1929 en Schweizer Reneke, una pequeña ciudad en West Transvaal (en la actualidad la provincia de North West).

Es autor del libro No Bread for Mandela- Memoirs of Ahmed Kathrada, Prisoner No. 468/64.