Sudáfrica: pretexto contra Jacob Zuma

0
401

jacob-zumaPor Deisy Francis Mexidor

El veredicto sin precedente de la Corte Constitucional de Sudáfrica contra el presidente Jacob Zuma respecto al controversial caso Nkandla, sigue hoy en el foco de interés de la opinión pública.

La oposición quiere usar el pretexto para expulsar a Zuma, y por lo tanto al Congreso Nacional Africano (ANC) como el partido en el poder, afirmó Chris Mathlako, miembro del Buró Político del Partido Comunista Sudafricano (SACP) en respuesta a Prensa Latina.

Los desafíos resultantes de este escenario solo pretenden utilizarse para «crear inestabilidad en Sudáfrica», subrayó.

En ese sentido, se siguen las tácticas del imperialismo para debilitar al ANC, al grupo Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y la alternativa de los países que desafían la hegemonía occidental, puntualizó.

Para Mathlako, los partidos de oposición comparten al final los mismos objetivos de las potencias imperiales, en especial Estados Unidos y la Unión Europea.

Aspiran a desplegar una «revolución de color» similar a otras revoluciones de colores ya conocidas como la de Ucrania, pero esta con características a lo sudafricano, añadió el también jefe de Relaciones Internacionales del SACP.

Mathlako advirtió que debe mirarse «lo que está ocurriendo en Venezuela, Brasil y otros países que han desafiado al imperialismo».

No es un juicio penal contra el presidente Zuma, sino una interpretación de la relación entre la oficina del Protector Público y los poderes de la oficina, aclaró Mathlako.

Sin embargo, alertó que no se pueden obviar las mencionadas implicaciones políticas.

Medios locales -en su mayoría alineados contra Zuma- replican los constantes llamados de la oposición hacia la renuncia del gobernante tras un fallo que lo responsabiliza tanto a él como a la Asamblea Nacional de ignorar medidas correctivas de los protectores públicos.

Según el veredicto, no hizo caso a las sugerencias del Defensor del Pueblo Thuli Madonsela respecto a las mejoras de la residencia del mandatario en Nkandla, KwaZulu-Natal.

En 2014, Madonsela indicó en un informe que el jefe de Estado debía reembolsar los fondos por las reparaciones al estimar que se había «beneficiado indebidamente de una enorme inversión de capital no vinculada a la seguridad en las instalaciones» del inmueble.

El viernes en una comparecencia en vivo ante las cámaras de la televisión, Zuma expresó que no actuó de manera deshonesta o con conocimiento personal de las irregularidades por parte del Departamento de Obras Públicas referido al proyecto Nkandla.

Al ofrecer su disculpa y lamentar los sucedido, enfatizó su respeto hacia la sentencia de la corte y el compromiso de que cumplirá con ella.

Una declaración posterior del SACP apuntó que el juicio y la disculpa pública del presidente Zuma eran momentos importantes en la reafirmación y consolidación de la constitucionalidad y el estado de derecho «en nuestra todavía relativamente joven democracia».

Otros hechos en una pasado reciente invitan a la reflexión colectiva para evitar la pérdida de autoridad moral, la parálisis política y eventual fragmentación del ANC, opinan algunos observadores.