Sudáfrica: Dos años sin Mandela

0
355

mandelaPor Deisy Francis Mexidor

Sudáfrica y el mundo cumplen hoy dos años sin Nelson Mandela, pero aquí no hay una sensación de total ausencia.

Muchos hablan de Madiba -llamado así sencillamente-, como si de un momento a otro volviese a entrar por las puertas de Union Buildings como el padre de la nueva Sudáfrica.

Otros lo invocan cuando se piensa en proyectos y en lo tanto que queda por hacer en medio de una lección aprendida: el largo camino hacia la libertad no tiene retroceso.

«Mandela murió serenamente en su casa de Johannesburgo», expresó el presidente Jacob Zuma en un conmovedor discurso cuando dio a conocer la triste noticia aquel 5 de diciembre de 2013.

Tenía 95 años, de ellos pasó 27 en las cárceles del apartheid y tras salir invicto llegó a ser presidente, el primer mandatario negro de un país que logró derribar los muros de la segregación racial.

Nelson Rolihlahla Mandela (Mvezo, 18 de julio de 1918), en la nación arcoíris celebran su vida. Su legado. Por eso la fundación que lleva su nombre organizó un grupo de eventos: el celebrado diálogo «Recordando a Mandela».

O las «Cartas de Mandela», que se leerán este sábado para recordar los momentos más cálidos del hombre, el padre, el hijo, el compañero y el hijo de la tierra africana.

Además, el 12 de diciembre se realizará una nueva edición de la ya tradicional caminata por las calles de Pretoria, en honor a Madiba, su nombre en el clan Xhosa en el que nació.

De hecho el nombre Nelson le fue asignado por su primera profesora al comenzar en la escuela, a la usanza de la Sudáfrica de los años 20 del siglo pasado.

«Durante mi vida me he dedicado a esta lucha del pueblo africano. He batallado contra la dominación blanca y también contra la dominación negra. He albergado el ideal de una sociedad libre y democrática. Es un ideal que tengo la esperanza de alcanzar en vida. Pero, si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir».

«Nunca me he preocupado demasiado por los premios individuales. Un hombre no se convierte en un luchador por la libertad con la esperanza de ganar premios».

«Nos encontramos en el amanecer de un siglo africano, un siglo en el que África ocupará su lugar legítimo entre las naciones del mundo», son algunos pensamientos del ideario político de Mandela, que lo definen en su talla universal.

Premio Nobel de la Paz (1993), su fallecimiento atrajo a numerosos líderes internacionales. Hay quienes dicen que cuando todos los dignatarios acudieron a presentar sus últimos honores, Mandela había obrado, de nuevo, el milagro de la unidad.