Sudáfrica decidida a solucionar alto índice de desempleo

0
31
Por Ilsa Rodríguez
Sudáfrica trazó una serie de planes con participación del gobierno, empresariado, sindicatos y comunidades con la intención de solucionar uno de los problemas más apremiante que enfrenta el país: el desempleo.
Para ello, representantes de todos esos sectores sostuvieron un encuentro de dos días en la localidad de Midrand durante el cual debatieron los diferentes acercamientos para lidiar con esta situación que afecta a todos, pero en particular a la masa laboral juvenil ya que el 50 por ciento de ellos se encuentran desocupados.

En esta Cumbre de Empleos que había anunciado en su primer Discurso a la Nación en febrero pasado, el presidente Cyril Ramaphosa expresó que el desempleo es el principal desafío que enfrenta este país y disminuye la capacidad para reducir la pobreza, resolver la desigualdad y mejorar la vida de los trabajadores y los pobres.

Con tasas oficiales de 27,2 por ciento de desocupados, las autoridades sudafricanas alertaron que es necesario crear anualmente 275 mil puestos de trabajo, una de las metas refrendada en la cita de Midrand que requerirá de esfuerzos extraordinarios, a juicio de analistas.

Al hablar ante el foro, el Presidente explicó que las tasas extremas de desocupación en Sudáfrica son resultado de una economía que durante varias décadas ha carecido de inversiones significativas en su capital humano, donde a la mayoría le ha sido negada la oportunidad de poseer activos o desarrollar habilidades.

Recordó que la economía sudafricana estuvo sustentada por la extracción de minerales, una actividad controlada y muy concentrada que permanece sin transformaciones, cuya declinación ha costado al país millones de trabajos y subrayó que los bajos niveles de crecimiento en años recientes han socavado los esfuerzos para cambiar el legado económico del apartheid.

A esto se unió, dijo, la incertidumbre, políticas inconsistentes, regulaciones onerosas y el derrumbe de la confianza de empresas y consumidores, un panorama que redujo las inversiones en los sectores productivos de la economía.

Otros factores que contribuyeron a la situación actual han sido prácticas corruptas en compañías públicas y privadas, y la participación ilícita de poderosos sectores empresariales en asuntos del ejecutivo.

Todos estos factores, agregó el mandatario, incidieron negativamente en el comportamiento económico, en la confianza de los inversionistas, erosionaron instituciones del Estado y desviaron numerosos recursos destinados al desarrollo.

ACUERDO MARCO

A juicio del Presidente de Sudáfrica, el acuerdo marco suscrito en esta Cumbre -efectuada 4 y 5 de octubre, y organizada por el Consejo Nacional de Desarrollo Económico y Trabajo (Nedlac)- es ambicioso, pero realizable y ofrece la oportunidad de rescatar la confianza y forjar la cooperación nacional.

Ente las acciones prácticas comprendidas en el documento final de la cita aparecen invertir unos seis mil 900 millones de dólares en cinco años en compañías y firmas del sector industrial dirigidas por empresarios negros, organizar un programa que capacite a los jóvenes con habilidades y que les brinde oportunidades de negocios, y destinar fondos de apoyo a compañías pequeñas y municipalidades empobrecidas.

Como otra vía para incrementar empleos, los participantes propusieron iniciativas de mantenimiento y reparaciones en los sectores de salud, viajes y turismo, junto con intervenciones para abrir un camino a los jóvenes que les permita acceder a la educación superior y tener mejores oportunidades en el mercado laboral.

La expansión de centros para el desarrollo de pequeñas y medianas empresas, el incremento en 30 por ciento de los fondos que dedica el gobierno para esas compañías y cooperativas, y la promoción de un trabajo conjunto de interlocutores sociales para garantizar que 1,5 millones de jóvenes integren una red activa de solicitantes de empleos aparecen asimismo en la relación de este acuerdo.

Otros programas están vinculados a la construcción de proyectos de asentamientos humanos que ofrezcan oportunidades de viviendas a unos 635 mil sudafricanos el próximo año, conseguir la representatividad igualitaria en las juntas empresariales, y enfrentar el fraude aduanal y las importaciones ilegales.

En cuanto la agricultura, la Cumbre propuso establecer nueve parques agrícolas para promover ese sector con la incorporación del procesamiento de las cosechas, acelerar el proceso de una reforma agraria productiva y conseguir el acceso al agua en áreas rurales sobre la base de un enfoque comunitario y de propiedad.

Mención destacada dedica el documento a la lucha contra la corrupción con la implementación de un acercamiento de tolerancia cero ante actos de esa naturaleza.

En respaldo a estas acciones, el presidente Ramaphosa anunció que su gobierno pondrá en práctica reformas para el crecimiento económico, priorizará destinar gastos públicos para respaldar empleos, establecerá un Fondo de Infraestructura, enfrentará las necesidades urgentes en educación y salud pública e invertirá en el mejoramiento de las construcciones a nivel de municipios.

Para el poderoso Congreso de los Sindicatos de Sudáfrica (Cosatu), integrante de la alianza tripartita del gobierno encabezado por el ANC, solo con la comprensión de la naturaleza y la extensión del desempleo y el lento crecimiento de la economía se podrán promover soluciones prácticas a los problemas que enfrenta el país.