Sudáfrica anuncia planes energéticos para próximas décadas

0
239
Sudáfrica anunció la expansión de la generación eléctrica del país, que combinará la fuentes tradicionales con las eólica, solar y de carbón, y reiteró que las esperadas inversiones en la energía nuclear fueron pospuestas hasta 2030.

Esta información fue brindada por el ministro de Energía, Jeff Radebe, al presentar el llamado Plan Integrado de Recursos (IRP, por sus siglas en inglés), cuyo contenido será analizado por la población durante dos meses.

Este reporte, dijo Radebe, identifica las necesidades de Sudáfrica de invertir en una fuere red de infraestructura diseñada a respaldar los objetivos económicos y sociales a mediano y largo plazo, indispensable para la actividad y crecimiento del país en la industria, comercio y necesidades de sus pobladores.

El Ministro expresó que el panorama de generación y distribución de electricidad en el país cambia a paso acelerado comparado con el período antes de 2010, fecha en que promulgó el primer IRP.

Con la intención de cumplir nuestros compromisos sobre cambio climático, Sudáfrica ha introducido fuentes renovables a través de productores independientes y al respecto precisó que los avances tecnológicos y la reducción de los costos permite que algunos sectores produzcan su propia electricidad para cocinar y en calefacción.

Esta situación permite que la electricidad no solo dependa de la red nacional bajo dirección de la poderosa empresa estatal Eskom y los siempre crecientes precios que pagan los consumidores.

Muchos sudafricanos enfrentan dificultades para pagar estos servicios y regresan al uso de leña para cocinar, no solo en áreas rurales sino también en las ciudades, señaló Rabede, quien apuntó que las presiones de los precios de electricidad no solo afectan las familias sino también las industrias.

Reveló que recibe solicitudes de compañías altas consumidoras a punto de cerrar debido a los precios de la energía y al respecto dijo que en junio aprobó un marco de desarrollo que permite a Eskom y a la entidad nacional reguladora de energía, conocida por las siglas Nersa, considerar arreglos temporales de precios que permitan que esas empresas seguir funcionando.

Entre los cambios producidos desde 2010, Rabede dijo que la demanda de la red eléctrica declina cada año y en la actualidad los volúmenes son similares a los de hace 11 años. Precisó que hasta marzo pasado, el consumo eléctrico en Sudáfrica es 30 por ciento menos que lo previsto en el primer IRP.

Debido a que las plantas de Eskom no se encuentran produciendo al nivel esperado, el país adoptó fuentes adicionales que comprenden la incorporación de 18 mil megavatios de generación con carbón, la mayoría ya conectadas a la red nacional.

Explicó que su departamento analizó diversos escenarios para la infraestructura eléctrica que permitan ofrecer el servicio con costos menores para los clientes, menos cantidad de agua utilizada y teniendo en cuenta el impacto ambiental.

El reporte presentado por el Ministro incluye las proyecciones de demanda, los precios de combustibles, el impacto de eliminar los límites anuales para las tecnologías renovables y el impacto del uso de carbón en el entorno.

Entre los estudios en marcha para tener en cuenta después de 2030 relacionó los vinculados con los detalles técnicos, de costo y beneficios económicos de energías limpias como la nuclear.