Sudáfrica: ANC dispuesto a enfrentar escollos y lograr unidad

0
554
Los principales escollos políticos y sociales que enfrenta el ANC y las propuestas para vencerlos figuran entre los resultados de su V Conferencia Política, una plataforma desde la cual se reiteraron los llamados a la unidad y a fortalecer la alianza gubernamental.
Inaugurada el 30 de junio en el centro de exposiciones Nasrec de Johannesburgo, la cita del Congreso Nacional Africano (ANC) reunió durante seis días a casi cinco mil delegados provenientes de toda Sudáfrica, quienes expresaron libremente sus criterios en cuanto a estructura y funcionamiento, economía y sociedad, entre otros muchos asuntos de interés.

No hay dudas que los debates más acalorados se produjeron en las comisiones encargadas de analizar las vías para avanzar hacia una profunda transformación de la economía nacional, que sigue regida por las estructuras heredadas de la época del apartheid.

En esos análisis tuvieron preponderancia los vinculados con el concepto de monopolio blanco y el de la repartición de tierras, ambos tratados por el presidente del ANC y de Sudáfrica, Jacob Zuma, en sus discursos de inauguración y clausura de esta Conferencia que antecede a la que tendrá lugar en diciembre para elegir la nueva dirección de esta organización.

Según los trascendidos de estos intercambios a puertas cerradas, muchos no estuvieron de acuerdo con caracterizar la economía sudafricana como bajo control del monopolio blanco, pero voceros del grupo de trabajo que analizó el tema dijeron que ‘no podemos ignorar la realidad de un dominio blanco en la economía en el contexto de propiedades e ingresos’.

La repartición de tierras fue otro de los temas centrales, ya que se trata de un asunto pendiente que se reclama desde que el gobierno del ANC tomó el poder hace más de dos décadas.

Al respecto, Zuma reiteró la necesidad de llevar a cabo una reforma agraria y repartir esos terrenos, aunque aseguró que ese proceso se realizará dentro los marcos de la legalidad y la constitución.

UNIDAD, PALABRA DE ORDEN

Analistas locales destacan los reiterados llamados de Zuma y otros dirigentes del ANC a alcanzar la unidad, en momentos en que la veterana organización atraviesa uno de los períodos más difíciles porque muchos de sus seguidores se han alejado defraudados por la falta de solución a sus problemas básicos.

Entre ellos figuran la pobreza, el desempleo, el difícil acceso de los más pobres a la atención médica y a la educación superior, el patriarcado, la violencia contra mujeres y niños, las desigualdades de raza, clases y de género, todos abordados en la V Conferencia.

Al respecto el Presidente dijo que el gobierno ha trabajado para elevar la calidad de vida de los pobres y ha logrado llevar a áreas abandonadas por el régimen del apartheid agua y electricidad, atención médica y escuelas, aunque admitió que queda mucho por hacer en ese sentido en otras comunidades que siguen esperando.

Otro asunto en el que insistió Zuma fue el de fortalecer la alianza gubernamental con el Partido Comunista de Sudáfrica y el Congreso de los Sindicatos (Cosatu, por sus siglas en inglés), cuyos dirigentes han expresado públicamente críticas y condenas al ANC por alegados cargos de corrupción y otros puntos de desavenencias.

Esa alianza, subrayó Zuma al inaugurar la V Conferencia, fue forjada en la lucha y porque compartimos los mismo ideales.

Al respecto pidió a los delegados robustecer esa alianza desde la base y a los aliados discutir con el ANC en las plataformas adecuadas.

ESTRUCTURA DEL ANC

Los primeros dos días de este encuentro estuvo dedicado al análisis del trabajo del ANC, sus estructuras, éxitos y fracasos, y en cómo mejorar su funcionamiento con el cambio de algunas estructuras.

Al clausurar la V Conferencia, Zuma recomendó en primer lugar continuar los debates de lo abordado en la cita sobre las bases del ANC y dijo que todas las iniciativas y propuestas deben ser analizadas para lograr los objetivos de esta organización establecida hace 105 años como un movimiento de liberación para poner fin al sistema del apartheid.

Sobre la estructura del ANC, el Presidente abordó la posibilidad de ampliar su dirigencia para poder dar seguimiento a los acuerdos y resoluciones, que muchas veces no son revisados debido a la falta de cuadros que atiendan las diferentes esferas.

Habló asimismo de las formas de elección de la dirigencia máxima del ANC, que deben ser los próximos líderes de Sudáfrica si la organización logra la mayoría que ha mantenido desde que se puso fin al apartheid.

Al respecto señaló la posibilidad de que las facciones fundamentales de la organización estén representadas en el próximo gobierno.

Aunque no quiso abundar sobre el asunto, al parecer aún en proceso de estudio, sugirió que el líder del grupo que no obtenga la mayoría se convierta en uno de los vicepresidentes, lo que ampliaría a dos esa posición que ahora ocupa Cyril Ramaphosa.

Esta fórmula que permitiría incluir un segundo vicepresidente de una facción del ANC que no gane mayoría en la Conferencia de diciembre pero sea representativo de una parte importante de la membrecía, fue propuesta de la delegación de la provincia de KwaZulu-Natal.

A juicio de Zuma ‘este es un remedio para acabar con las facciones en el ANC. Estas son propuestas que deben llevarse a la base e incluso si no se ponen en práctica en diciembre podemos aplicarlas después. No tengo problemas’, aseveró.

Las reglas actuales establecen que los dos candidatos que obtengan más votos en la Conferencia ocupen los cargos de Presidente y Vicepresidente del ANC, y luego de las elecciones de Sudáfrica.

Por último, Zuma sugirió a los delegados celebrar al menos cuatro reuniones anuales de sus respectivas dirigencias a todos los niveles para dar seguimiento y comprobar la marcha de los acuerdos adoptados, ya que dijo esa es una de las deficiencias del ANC.