Sospechan que NSA interceptó comunicaciones de África y Medio Oriente a través de operador belga

0
425

Seguridad Nacional estadounidenseEl operador belga de telefonía, Belgacom, anunció el lunes que sus sistema informático fue víctima de una «intrusión» que según un periódico belga sería obra de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) para interceptar comunicaciones de África y de Medio Oriente.

Belgacom presentó una demanda el 19 de julio por «acceso no autorizado» a su sistema informático interno, indicó por su parte la fiscalía belga.

«La investigación demuestra que el hacking sólo se pudo lograr utilizando importantes medios financieros y logísticos por los intrusos. Este dato, así como la complejidad técnica del hacking (entre otros el uso de un malware -programa malintencionado- específico y de técnicas de encriptado avanzadas) y su amplitud, orientan las investigaciones hacia una operación internacional de espionaje estatal», precisó la fiscalía federal.

«Sobre la base de las informaciones que disponemos actualmente, el objetivo de este hacking tiene el objetivo al parecer de juntar informaciones estratégicas y no cometer actos de sabotaje o causar daños económicos u otros. Los próximos pasos de la investigación deberán demostrar si estas primeras constataciones se pueden confirmar», agregó.

El gobierno belga indicó en un comunicado que si «la implicación a un alto nivel de otro país» se confirma, «tomará las medidas apropiadas», sin citar a Estados Unidos u otro país.

Belgacom, que pertenece de forma mayoritaria al Estado belga, confirmó que encontró «rastros de una intrusión digital en el sistema informático interno de la empresa» y precisó que presentó una «demanda contra X».

El periódico De Standaard indicó que se trata efectivamente de una operación de la NSA que comenzó en 2011 al menos, aunque no reveló sus fuentes.

Según el periódico, la agencia de inteligencia estadounidense, cuyas actividades de espionaje a escala mundial fueron reveladas por el ex consultor Edward Snowden, se interesaba en particular en una de las filiales del grupo belga, Belgacom International Carrier Services (BICS).

BICS, controlado por Belgacom, Swisscom y el sudafricano MTN, es un actor mayor en la transferencia de datos vocales, mensajes de texto o tráfico internet entre operadores de telefonía fija o móvil del mundo entero, en particular en Africa y en Medio Oriente.

«Se trata esencialmente de comunicaciones con números de países como Yemen, Siria u otros Estados» considerados como marginales por Estados Unidos, según De Standaard.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here