Sesiona en Mali cumbre países del Sahel

0
620
Una reunión cumbre franco africana sesiona en esta capital, con el objetivo de abordar la integración de una fuerza conjunta antiterrorista de cinco mil soldados, iniciativa apoyada por Francia.

En el encuentro, el presidente francés, Emmanuel Macron, prometió ayudar a los países del G5 Sahel (Malí, Níger, Burkina Faso, Mauritania, Chad) a obtener financiamiento para ese contingente, pero los llamó a demostrar un acuerdo que sea efectivo para enfrentar a los extremistas que operan en la subregión.

‘Ustedes y sus ejércitos convencerán que el G5 (Sahel) puede ser eficaz, respetando las convenciones humanitarias. Los resultados deben ser esperados para convencer a nuestros socios’, declaró Macron al abrir la reunión en esta capital.

Al encuentro asistieron los gobernantes de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, Idriss Déby Itno (Chad), Mohamed Ould Abdelaziz (Mauritania), Roch Marc Christian Kaboré (Burkina Faso) y Mahamadou Issoufou (Níger).

La fuerza del G5 se sumará a la de la operación Barkhane que busca a los grupos integristas en el Sahel, así como la Misión de la ONU en Mali (Minusma).

En febrero pasado, los presidentes del G5 estudiaron la posibilidad de poner en marcha una fuerza colectiva para enfrentar al terrorismo.

Esa idea se lanzó de nuevo el 6 de febrero en una cumbre aquí y siempre se planteó que esa tropa debía reunir a cinco mil hombres de los cinco Estados.

La Unión Europea (UE) se comprometió a aportar 50 millones de euros, pero el canciller de Mali, Abdoulaye Diop se refirió el sábado a un presupuesto total de de 450 millones.

En 2013, la operación Serval neutralizó en gran medida a los destacamentos armados como Ansar Dine, Al Qaeda en el Magreb Islámico, (AQMI), el Movimiento de Unicidad de la Jidad en África Occidental (Mujao) y a otros pero no los erradicó y sus menguados comandos se retiraron a las zonas semidesérticas.

Quedó como experiencia que una acción antiterrorista conjunta es viable como cree el G5, y con tal precedente Francia presentó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas un borrador de resolución para autorizar el despliegue de otra misión militar africana en la región del Sahel.

La propuesta de París autoriza a la misión a recurrir a los medios necesarios contra el terrorismo y al tráfico de drogas y de personas, lo cual engarza con lo expresado por el presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, cuando con anterioridad llamó a unir esfuerzos como condición primaria para avanzar en esa lucha.

‘El terrorismo, el crimen y las redes de terrorismo crean un contexto que exige una cooperación internacional y regional’, subrayó Boubacar Keita, quien en aquella reunión del G5 -anterior al evento de hoy- llamó a aportar más medios a la Misión de la ONU en este país (Minusma) para reforzar su eficacia y efectividad.