El sentimiento antiinmigración retrocede en Suiza a pesar de los esfuerzos de los xenófobos

0
12

El sentimiento antiinmigración en Suiza ha sufrido un retroceso a pesar de los intentos por parte del Partido Popular Suizo (SVP, por sus siglas en inglés) de impedir a los inmigrantes de tercera generación acceder a la nacionalidad suiza.

La campaña llevada a cabo por la formación xenófoba, que ha utilizado imágenes de una mujer con un niqab junto al texto “no a la nacionalización sin comprobaciones”, no ha surtido efecto entre la población, que ha votado a favor de la medida en el referéndum celebrado el domingo.

“Glarner se ha tropezado con el asunto del burka”, ha criticado el diario ‘Blick’, que ha señalado que el activista ultraderechista Andreas Glarner ha fracasado en su intento por aprobar la restricción a los inmigrantes de tercera generación.

“Eres bienvenido. Eres necesario aquí”, ha manifestado el columnista del ‘Blick’ Nico Menzato, dirigiéndose a la generación de jóvenes que continúa sin nacionalidad suiza a pesar de que fueron sus abuelos quienes se trasladaron al país en calidad de inmigrantes.

El referéndum, que se ha saldado con un 60,4 por ciento de votos a favor y 39,6 en contra, supone que los inmigrantes de tercera generación sean sometidos al mismo proceso que aquellos extranjeros que contraen matrimonio con personas de nacionalidad suiza.

La medida, que simplifica la solicitud de nacionalidad para los jóvenes menores de 25 años nacidos en Suiza, afectará a unas 25.000 personas, la mayoría provenientes de Italia, Turquía y la región de los Balcanes.

“Creo que los carteles distribuidos por el SVP como parte de la campaña son contraproducentes”, ha aseverado la socialdemócrata Ada Marra, cuyos padres se trasladaron a Suiza desde Italia.

Al menos un cuarto de la población del país es extranjera, según datos del Gobierno suizo, una cifra relativamente alta en comparación con otros países que, al contrario que Suiza, han facilitado la nacionalización de los hijos y nietos de inmigrantes.