Según una ONG, 52 adolescentes han padecido torturas y abusos en una cárcel de Alejandría

0
144

torturas y abusos sexualesLa ONG Alkarama, con sede en Ginebra, ha denunciado que al menos 52 menores de edad –de entre 15 y 18 años– han sufrido torturas y abusos sexuales en una cárcel de Alejandría, en la que permanecen retenidos por haber participado en manifestaciones antigubernamentales.

La organización ha informado de que estos adolescentes han sido acusados de manifestarse sin autorización, atacar a las fuerzas de seguridad y pertenecer a una formación prohibida, y de que algunos de ellos han permanecido en prisión desde hace más de ocho meses.

En este sentido, Alkarama ha mostrado su preocupación de que estos menores de edad continúen en la cárcel bajo prisión preventiva, que puede ser renovada continuamente bajo la actual legislación egipcia, que la ONG ha tildado de “criminal”.

El juez ha rechazado reconocer las declaraciones de las víctimas y ha renovado su detención preventiva”, ha denunciado la organización, que ha subrayado su preocupación por la situación “física y moral” a la que se enfrentan los adolescentes.

Señales “obvias”

Alkarama ha asegurado que las señales de tortura de los menores son “obvias” y ha acusado a las fuerzas de seguridad de la cárcel de maltratar y golpear a los menores, llegando a utilizar a perros para “aterrorizar de por vida” a los adolescentes.

Los menores habrían relatado a sus abogados que los guardias les han trasladado a celdas aisladas en los que han sido torturados gravemente, con quemaduras de cigarros, electrocutándoles y sometiéndoles a abusos sexuales, e incluso a violaciones en algunos casos. “Muchos muestran señales de torturas y fracturas en todo el cuerpo”, han denunciado.

“Nuestra organización está especialmente preocupada por estos informes”, ha asegurado el director legal de Alkarama, Rachid Mesli. Los menores “necesitan especial protección y cuidado, incluida la protección legal”, ha indicado, al tratarse de un grupo vulnerable.

En este sentido, Mesli ha calificado la actitud de los jueces egipcios de “inexcusable” y ha instado a las autoridades a frenar “inmediatamente” este tipo de prácticas, por las que el podrían ser acusadas de crímenes contra la Humanidad.

Por todo ello, la organización ha enviado estas informaciones al Relator Especial de la ONU contra la Tortura, solicitando la inmediata investigación de estas acusaciones. “Las autoridades egipcias no pueden ser cómplices de esta grave violación de los Derechos Humanos”, ha subrayado.