El Sahel buscan apoyo financiero para combatir a extremistas

0
514
Los países de la región del Sahel, en África occidental, solicitaron 56 millones de dólares a la Unión Europea para la integración de una fuerza multinacional que combata a los extremistas, declaró hoy el general Didier Dacko.

Según el jefe del Ejercito de Mali, la amplia zona saheliana se convirtió en los últimos años en un caldo de cultivo de grupos fundamentalistas de base confesional, algunos relacionados con Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y con el Estado Islámico (EI).

A todos esos las naciones europeas, sobre todo Francia, temen que amenacen a Europa si no se controlan.

‘Chad, Níger, Burkina Faso, Malí y Mauritania -los llamados países del G5 Sahel- han propuesto un grupo de trabajo regional diseñado para abordar la amenaza transfronteriza, pero la implementación del plan se ha quedado rezagada, en parte debido a los obstáculos financieros’, precisaron fuentes de prensa.

‘El Consejo de Ministros de los países del Sahel G5 está haciendo un pedido a la Unión Europea para apoyar financieramente el despliegue y el funcionamiento de la Fuerza Conjunta del G5 Sahel’, dijo el general en una reunión en esta capital de jefes militares del G-5 Sahel, diplomáticos y oficiales de la Operación francesa Barkhane.

Ese encuentro tuvo el objetivo de determinar qué áreas requerían asistencia y ocurrió horas antes del encuentro de cancilleres del grupo subregional.

En 2016 se propuso el establecimiento de unidades especiales, compuesta por soldados bien entrenados, capaces de responder rápidamente a las amenazas cambiantes y quienes se desplegarían en áreas donde se sabe que operan los grupos extremistas.

Según el proyecto, complementarían ese contingente las fuerzas armadas regulares, las de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en Mali y la Operación Barkhane, que tiene alrededor de cuatro mil soldados franceses desplegados en los cinco países del Sahel.