Saharauies repudian condenas de tribunal marroquí a independentistas

0
704
El gobierno saharaui calificó de extremas y rechazó las condenas dictadas por un tribunal marroquí a 23 presos saharauies acusados por la muerte en 2010 de 11 soldados de Rabat en la región de Gdeim Izik.

Condenamos enérgicamente los veredictos (de entre dos años de prisión y cadena perpetua) que son una clara repetición de los asumidos en 2013 por un tribunal militar, expresa un comunicado de la República Árabe Democrática (RASD) en alusión a un proceso judicial previo, cuyo rechazo condujo al concluido este miércoles.

Las sentencias, publicadas este 19 de julio por la Cámara de lo Criminal del Tribunal de apelaciones de Salé, cerca de Rabat, ‘son una palpable nueva violación del derecho internacional humanitario’, subraya la declaración.

La RASD calificó además el hecho de ‘nuevo crimen contra indefensos civiles saharauis’ y afirmó que ‘constituye un reflejo de las frecuentes actitudes de las fuerzas de ocupación y colonización’ de esa región, invadida por Marruecos en 1975 tras la retirada de España como anterior potencia ocupante (desde 1884).

Esas sentencias no se basaron en suficientes pruebas ni consideraron las denuncias de los presos por tortura durante su interrogatorio, según recogen informes de observadores internacionales, agrega el comunicado.

Según el texto, ‘el Estado ocupante marroquí, no pudo argumentar las acusaciones contra los presos, pese a recurrir a métodos prohibidos, maltratos, amenazas y falsos testigos. Todos los juicios marroquíes contra ciudadanos saharauis, bajo cualquier denominación, son ilegales.

El pueblo seguirá su lucha por la consecución de sus legítimos derechos de libertad, autodeterminación e independencia, destaca la nota, al tiempo que saluda ‘la heroica resistencia de los presos de Gdeim Izik y todos los saharauis que les acompañaron a lo largo del juicio’.

La declaración de la RASD llama también a la comunidad internacional ‘a que asuma su responsabilidad, para cesar las salvajes actitudes de Marruecos y, la ausencia de voluntad política creíble, de colaborar con los esfuerzos del Secretario General de la ONU’.

El comunicado recuerda que el Gobierno saharaui exige ‘la desocupación del Sahara Occidental como última colonia de África, el respeto a los derechos humanos, el cese de la explotación de sus recursos naturales y la excarcelación inmediata de los presos de Gdeim Izik y de todos los saharauis en prisiones marroquíes’.

Según fuentes marroquíes, la sentencia contra los 23 acusados, que podrán apelar dentro de los próximos diez días, impone a ocho penas de perpetuidad; a tres de 30 años de cárcel; a cinco, de 25 años; y a tres, de 20.

Otros dos reos recibieron entre cuatro y seis años de prisión y serán liberados en breve tras purgar su pena, mientras dos que se encontraban en libertad provisional tendrán dos años de prisión, pero estarán libres porque también compensaron la sanción.

Los hechos que involucraron a los 23 saharauis ocurrieron el 8 de noviembre de 2010, tras el desmantelamiento forzado por efectivos marroquíes del campo de Gdeim Izik, cerca de El Aiún, capital de la RASD, donde se concentraron unos 15 mil saharauis para protestar por sus condiciones de vida.