Ruanda reitera que no firmó con Israel aceptar a repatriados

0
336
El gobierno de Ruanda reiteró que nunca firmó un »acuerdo secreto» con Israel según el cual la nación árabe podría deportar por la fuerza hacia la nación africana a solicitantes de asilo.

El gobierno de Ruanda desea informar que nunca ha firmado ningún acuerdo secreto con Israel con respecto a la reubicación de migrantes africanos, indica un tweet oficial publicado este lunes, tras una protesta la víspera frente a la embajada ruandesa en la ciudad israelí de Herzilya.

La manifestación, que atrajo más de mil migrantes eritreos amenazados con ser expulsados de suelo israelí, culpaba al gobierno africano de negar ayuda a los repatriados, algo que refutan las autoridades ruandesas.

Ruanda está dispuesta a ayudar de cualquier manera limitada que sea, dando la bienvenida a cualquier persona que llegue a sus fronteras que necesite un hogar, voluntariamente y sin ninguna restricción, explicó el portavoz del gobierno.

Desde hace semanas, Israel anunció la deportación forzosa de ciudadanos africanos en situación legal dudosa, y señaló a Ruanda y Uganda como sus destinos, pero ambas naciones negaron haber firmado documento alguno al respecto.

Anteriormente, Ruanda y Uganda aceptaron a unos cuatro mil migrantes y solicitantes de asilo que firmaron un documento donde aseguraban que ‘voluntariamente habían abandonado’ Israel, pero hasta ahora no han aceptado a ningún ciudadano que haya sido deportado contra su voluntad.

En estos tiempos de crisis migratoria global, Ruanda desea reiterar su firme determinación de contribuir, en la medida de lo posible, con los hombres, mujeres y niños que se encuentran en el traicionero camino del exilio, indica el comunicado oficial.

Según el Ministerio del Interior de Israel, hay aproximadamente 38 mil migrantes africanos y solicitantes de asilo en ese país, pero el gobierno de Benjamin Netanyahu les niega el status de refugiados al considerarlos inmigrantes económicos.

De ellos, alrededor del 72 por ciento son eritreos y el 20 por ciento sudaneses, y la gran mayoría llegó entre 2006 y 2012.