Ruanda desmiente que Burundi haya arrestado a un soldado ruandés

0
378

Joseph NzabamwitaRuanda ha desmentido este jueves una declaración de la Policía de Burundi en la que afirmaba haber detenido a un soldado ruandés cuyo objetivo era «desestabilizar» el país, según ha informado un portavoz de las Fuerzas de Defensa de Ruanda (FDR), quien ha añadido que el sospechoso «no existe».

El pasado sábado, el portavoz de la Policía de Burundi, Pierre Nkurikiye, explicó que un ruandés –que pretendía «desestabilizar» el país– fue arrestado cerca de la frontera con Tanzania, a 250 kilómetros de la capital, Buyumbura.

Sin embargo, el Gobierno de Ruanda ha rechazado estas afirmaciones y, tras contactar con la familia del detenido, han confirmado que no era un soldado, sino un «mafioso», según declaraciones de sus allegados. Por su parte, el portavoz de las FDR, el general Joseph Nzabamwita, ha explicado que no se ha documentado la ausencia de ningún soldado y ha añadido que el nombre del sospechoso no figura en las listas del cuerpo.

«Estas acusaciones son muy infantiles, ridículas y faltas de credibilidad», ha señalado Nzabamwita a Reuters. «Este soldado no existe», ha añadido.

En diciembre de 2015, Buyumbura acusó a Kigali de apoyar a un grupo rebelde –que está reclutando a soldados burundeses en su territorio– con el objetivo de expulsar al presidente, Pierre Nkurunziza. Unos cargos que el presidente de Ruanda, Paul Kagame, ha rechazado.

Burundi vive en una situación de inestabilidad social desde abril, cuando Nkurunziza anunció su intención de presentarse para un tercer mandato. La decisión del presidente ha generado una oleada de protestas y el rechazo de la oposición, que tacha la medida de inconstitucional. Desde entonces más de 400 personas han muerto y grupos para la defensa de los Derechos Humanos han advertido de que el país podría estar deslizándose hacia una nueva guerra civil.

Burundi y Ruanda tienen la misma mezcla étnica, un 85 por ciento de hutus y un 15 por ciento de tutsis. La guerra civil de Burundi, que enfrentó a ambas etnias durante 12 años, culminó en 2005.