Revelan detalles sobre muerte de exespía ruandés en Johannesburgo

0
174

Patrick KaregeyaLa policía sudafricana informó hoy que encontró una toalla con sangre y una cuerda en la habitación del hotel donde se supone fue asesinado un excoronel de los servicios de inteligencia de Ruanda.

Patrick Karegeya, exiliado en Sudáfrica desde 2007, fue hallado muerto este jueves en el hotel Michelangelo Towers, de Sandton, Johannesburgo, pero no está claro aún si falleció el martes o el miércoles de esta semana.

De acuerdo con un testimonio policial, “el cadáver apareció en la cama con el cuello torcido e hinchado, mientras que una toalla con sangre y una cuerda estaban en la sala contigua”.

Según voceros de la coalición opositora Congreso Nacional de Ruanda (CNR), Karegeya, de 53 años, fue estrangulado por sicarios a la orden del presidente de ese país, Paul Kagame.

Amigos del difunto exespía dijeron que este había ido al hotel para conocer a un supuesto compatriota con nombre en código Apolo que se hizo pasar por un miembro de la oposición.

El gobierno de Kigali niega vehementemente todas las acusaciones en su contra, mientras que representantes del CNR aseguran que agentes de Bélgica les han advertido que Kagame conspira para matarlos.

Karegeya fue jefe de la inteligencia externa de Ruanda durante casi 10 años, en 2006 fue encarcelado, y posteriormente logró escapar al exilio.

Otro disidente ruandés de renombre, Faustin Kayumba Nyamwasa, sobrevivió a dos intentos de asesinato en junio de 2010, también en Sudáfrica.

El exasesor militar del presidente Kagame culpó al gobierno de Ruanda por el ataque que le dejó una bala alojada en la base de su espina dorsal.

Kayumba Nyamwasa también acusó a Kagame de fomentar rebeliones en el Congo con el propósito de mantener al vecino país, rico en minerales, políticamente débil.

Según el antiguo jerarca castrense, las agresiones en su contra tienen relación con sus denuncias acerca del fatal accidente de avión del expresidente Juvenal Habyarimana.

Creo que Kagame ordenó el asesinato de Habyarimana, que a su vez desencadenó el genocidio de 1994 en el que se estima murieron unas 800 mil personas, la mayoría de la etnia tutti, dijo Nyamwasa.