Retornan protestas en República Democrática del Congo por elecciones

0
177
Otra jornada de protestas, la tercera en menos de dos meses, preparan diversos sectores sociales en la República Democrática del Congo (RDC) para exigir la convocatoria a elecciones que dicten la salida del presidente Joseph Kabila.

El Comité Laico de Coordinación (CLC) llamó a los congoleños residentes en el país o en el extranjero, de todas las confesiones religiosas, asociaciones políticas o profesionales a una nueva marcha de protesta el 25 de febrero.

Es una manera de ‘decir no a la dictadura’ (como consideran a Kabila tras el vencimiento de su mandato en diciembre de 2016), primer obstáculo para la organización de elecciones libres, transparentes y pacíficas, explicó el CLC en un comunicado.

‘Nunca iremos en son de violencia. ÂíNunca aceptaremos que congoleños agredan a otros congoleños! Su violencia y sus balas no triunfarán sobre nuestro amor al Congo y a los congoleños’, explicó en la parte de la convocatoria dirigida a las fuerzas represivas.

Las marchas del 31 de diciembre del año pasado y la del 21 de enero pasados se saldaron con cifras que oscilan de cinco a 10 muertos, de acuerdo con diversas fuentes.

Vamos a exigir la aplicación de la San Silvestre, señalaron en alusión al pacto conseguido el 31 de diciembre de 2016 para la convocatoria a comicios generales antes de un año, el mantenimiento de Kabila en el poder hasta contar con un sucesor y establecer un gobierno de unidad nacional.

Kabila justificó el aplazamiento de la consulta electoral a sus elevados costos, lo que a su juicio compromete el desarrollo del país.

Entretanto, la Unión para la democracia y el progreso social (UDPS), el principal partido de oposición en el país, vive una interminable ola de disidencias tras la desaparición de su líder, Étienne Tshisekedi, muerto en Bruselas hace más de un año.

Tal situación aleja más a la UDPS como actor en la solución de la crisis política en la RDC y amenazan con atomizarla.

En un hecho esperado por muchos, la UDPS/Limete (la sede del partido) anunció mediante su secretario general Jean-Marc Kabund (nombrado en vida por Tshisekedi) su congreso para los días 26 y 27 en aras de escoger presidente.

Varios de los antiguos militantes se oponen a la cita, pues consideran que el momento es de unidad de la organización.

Por su lado, Bruno Tshibala, actual primer ministro y antiguo compañero de Tshisekedi, fue consagrado sucesor por los miembros del UDPS/Tshibala, en un congreso que él convocó en diciembre de 2017.

También están otros grupos como el que dirige el hijo del líder difunto, Félix Tshisekedi, que se cree heredero directo de la agrupación.