República Centroafricana tiene nuevo gobierno

0
225
Catherine-Samba-Panza4
Catherine-Samba-Panza

La presidenta interina de la República Centroafricana, Catherine Samba-Panza, anunció la estructura de su nuevo gobierno de transición que encabeza André Nzapayeke como primer ministro y tiene otros 20 miembros, confirmaron hoy fuentes oficiales.

Entre los titulares aparecen siete mujeres y tres representantes de la antigua alianza rebelde Seleka, así como otros de las guerrillas cristianas anti-Balaka, las cuales en diciembre pasado arreciaron sus enfrentamientos intercomunitarios y mantienen desgarrado al país.

De las féminas en la nueva administración, Marie NoÔlle Koyara mantiene la cartera de Agricultura, Isabelle Gaudeuille figura como ministra de Justicia, Florencia Limbio, de Economía y Planificación, mientras que la doctora Margueritte Samba fue ascendida a la de Salud, Asuntos Sociales y Acción Humanitaria.

Asimismo, Gisele Bedan asume en Educación, Antonieta Moussa en Comunicación y Gertrude Zuta Comercio en Reconciliación Nacional.

Medios radiales indicaron que estas mujeres son poco conocidas en la escena nacional y el nuevo gobierno cuenta con un número menor de ministerios respecto al del ex primer ministro Nicolás Tiangay (2013-2014) bajo las presidencias de François Bozizé y Michel Djotodia, que contó con 34 carteras.

Respecto al reparto de ministerios: Seleka tiene representantes en los frentes Trabajos Públicos, Transportes y Correos, y Telecomunicaciones, mientras que los anti-Balaka controlan el Ministerio de Juventud, Deportes, Artes y Cultura.

Samba-Panza, quien sustituyó en el poder a Djotodia, exjefe de Seleka, asumió el cargo el 23 de enero último, con la difícil tarea de apaciguar el país, hostigado por la violencia y una prolongada crisis humanitaria.

Djotodia y Tiangay certificaron su renuncia el pasado día 10 en N’Djamena, capital de Chad, donde la Comunidad Económica de los Estados de África Central realizó una Cumbre para debatir sobre la situación en esta nación.

En ese foro, los gobernantes regionales forzaron al mandatario centroafricano a que abandonara el cargo por no haber podido reponer el orden y la seguridad en su país ante los enfrentamientos interreligiosos.