Reporte sobre caso Nkandla resalta en semana noticiosa sudafricana

0
292

Jacob Zuma à NkandlaUn informe oficial difundido por auditores del estado liberó al presidente Jacob Zuma de responsabilidades en relación con el polémico caso Nkandla, y se convirtió en una de las principales noticias de esta semana en Sudáfrica.

El Sistema de Información y Comunicación del Gobierno (SICG) presentó el jueves el reporte del grupo de trabajo que estudió pormenores de la optimización en temas de seguridad aplicada a la hacienda del mandatario en KwaZulu-Natal.

La comunicación revisada por el Consejo de Ministros explica que el Jefe de Estado nunca pidió la modernización de su residencia en la localidad de Nkandla, pero autoridades gubernamentales decidieron emprender la tarea sobre la base de leyes constitucionales.

Intentos de algunos medios de prensa por dirigir la responsabilidad del caso hacia el Presidente de la República están mal dirigidos, subrayó la información del SICG.

En noviembre el diario Mail and Guardian difundió fragmentos de una presunta averiguación con la cual acusó al mandatario de usar millones de dólares estatales para modernizar su finca familiar y privada en el sureste del país.

Por otra parte esta semana la exesposa de Nelson Mandela, Winnie Madikizela, declaró a la hija del expresidente sudafricano, Makaziwe, como jefa oficial de la familia, y negó que existan pugnas entre los deudos del recién fallecido estadista.

En un comunicado difundido en Johannesburgo, Winnie dijo que, de conformidad con el derecho consuetudinario y la tradición, Makaziwe, como la hija mayor, debe dirigir a sus consanguíneos y tomar decisiones con el apoyo de sus dos hermanas menores, Zenani y Zindzi.

Acerca de Mandla, nieto del icono antirracista global, comentó que «no hay ningún malentendido o debate. Mandla Mandela es respetado como uno de los nietos de Nelson Mandela, la próxima generación de la familia».

Madikizela criticó informes de medios noticiosos sobre presuntos problemas entre allegados a Mandela y aclaró que «algunos diarios utilizan medias verdades para echar sombra sobre la familia durante su tiempo de duelo».

Entre otras informaciones, el viceministro de Defensa de Sudáfrica, Thabang Makwetla, comunicó que las tropas nacionales desplegadas en el este de la República Democrática del Congo (RDC) podrían ser desvinculadas del conflicto cuando expire su mandato.

En agosto último el presidente Jacob Zuma informó al Parlamento que mil 345 soldados habían sido activados con misión en la RDC y para integrar la Brigada de Intervención de Naciones Unidas (FIB, siglas en ingles).

Makwetla recordó que delegados del gobierno de la República Democrática del Congo y la organización armada opositora M23 firmaron la semana anterior declaraciones en camino a la terminación del conflicto bélico.

También durante los pasados siete días el Sindicato Nacional de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica (Numsa, siglas en inglés) confirmó su separación de la alianza con el gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA).

La decisión, que puede tener un relativo impacto político en las elecciones generales de 2014, fue corroborada el viernes por el recién elegido presidente de Numsa Andrew Chirwa y el secretario general del gremio Irvin Jim.

Según el comunicado emitido al final de una asamblea extraordinaria, el grupo -que cuenta con unos 330 mil afiliados- no hará campaña proselitista a favor del CNA y además suspenderá su cuota financiera mensual de 800 mil rands (unos 80 mil dólares).

Numsa, como organización sindical, no avalará al Congreso Nacional ni a ningún otro partido en los comicios venideros, pero los trabajadores miembros del foro son libres de apoyar a la organización que deseen, señaló Jim.

El Gobierno de Sudáfrica condenó el jueves un intento de golpe de Estado perpetrado el pasado fin de semana en Sudán del Sur y que según noticiarios dejó unos 500 soldados y civiles muertos.

Sudáfrica desea expresar su total rechazo a la presunta intentona militar golpista en Sudán del Sur ocurrida el día 15 de diciembre de 2013, dijo el vocero de la Cancillería Clayson Monyela.

Nuestro país se enteró con sorpresa y consternación de esas acciones lideradas por soldados descontentos con el propósito de derrocar por medios violentos al presidente Salva Kiir Mayardit, subrayó Monyela.

Agregó que Pretoria ha pedido a los líderes de ese país africano poner fin a la crisis política y a todas las partes que respeten la democracia e inicien conversaciones para resolver sus diferencias.

«Sudáfrica está convencida de que el respeto de la democracia y los derechos humanos son esenciales para el ejercicio del buen gobierno en el continente africano», apuntó el portavoz de Relaciones Internacionales y Cooperación.