Reino Unido registra cinco mil posibles casos de maltrato a migrantes

0
75
Desde mediados de abril hasta la fecha, el Ministerio británico de Interior identificó cinco mil posibles casos de migrantes maltratados o amenazados con la deportación, informó el titular de esa cartera, Sajid Javid.

Javid lidera un proceso de revisión sobre las decisiones tomadas en relación a la denominada generación Windrush, cuyos miembros arribaron al Reino Unido para cubrir la falta de mano de obra, tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Luego de más de cinco décadas viviendo y trabajando en esta nación, la estabilidad de esas personas y de sus hijos se vio interrumpida por reformas impulsadas por la primera ministra Theresa May en 2012, cuando estaba al frente del Ministerio de Interior, y por acciones de su sucesora, Amber Rudd.

Muchos de ellos fueron considerados ilegales, se les exigió pruebas documentales por cada año de permanencia en territorio británico, perdieron su trabajo y el acceso a servicios básicos; además de ser deportados o amenazados con esa medida.

Tras numerosas críticas de organizaciones no gubernamentales y líderes políticos, Londres anunció una serie de acciones para compensar a los afectados y les pidió presentar antes del 8 de junio sus datos y los daños sufridos.

Según Javid, hasta el momento se recibieron las llamadas de 13 mil personas, de las cuales cinco mil fueron identificadas como posibles integrantes de ese grupo e investigadas por trabajadores sociales.

Luego de un proceso de indagación más profundo, 850 recibieron los documentos que confirman su estatus de ciudadanos y autorizan su permanencia en esta nación.

Además, el ministro comunicó que a partir del día 30 entrará en vigor una ley que permite un procesamiento rápido y libre de costo de las solicitudes de ciudadanía de esos migrantes y sus hijos.

Dicha normativa también establece el compromiso del gobierno a ayudar a los miembros de la generación Windrush que se encuentren en sus países de origen y deseen regresar al Reino Unido.

Agrupaciones defensoras de los derechos humanos celebraron esa decisión, pero aseguraron que el número de afectados puede ser mucho mayor, en tanto Javid insiste en afirmar que desconoce las cifras totales de deportados o arrestados injustamente.

Esas organizaciones también alertaron sobre las injusticias cometidas contra indocumentados no pertenecientes a ese grupo, como parte de una política migratoria hostil e inhumana.