Reformas en la UA centran cierre de reunión del Consejo Ejecutivo

0
201
La reunión del Consejo Ejecutivo de la Unión Africana (UA) concluye, como precedente de la cumbre pactada para este fin de semana, con la mirada puesta en las reformas diseñadas para mejorar el impacto de la organización.

Cuando los jefes de Estado del bloque regional se encuentren en el foro de la UA del 28 al 29 bajo el lema ‘Ganar la lucha contra la corrupción: un camino sostenible para la transformación de África’, tendrán en sus manos una agenda ya discutida que también contempló la adopción de un protocolo sobre libre circulación con el fin de promover la integración del continente.

En las reuniones previas subyació -como seguramente ocurrirá en la Cumbre- un tema punzante para el ente panafricano: la reputación de la UA como ineficaz, con base en la toma de muchas decisiones, pero la implementación de muy pocos.

La UA es una organización intergubernamental, y los estados miembros a menudo usan su propia soberanía como excusa para no ejecutar determinados consensos continentales.

Para algunos analistas, es necesario establecer un cuerpo para garantizar que los Estados miembros cumplan con sus compromisos legales, teniendo en cuenta la oposición histórica de los líderes africanos a cualquier tipo de supranacionalidad panafricana.

El panel de reformas, encabezado por el presidente de Ruanda, Paul Kagame, recomendó el ‘fortalecimiento y aplicación de un mecanismo de sanciones’ que pondría a prueba la capacidad de los Estados miembros de la UA de limitar su soberanía en aras del impacto institucional de los organismos panafricanos.

Otras medidas en el plan de reforma apuntan a hacer que la Comisión de la UA (AUC, siglas en inglés) en Addis Abeba sea más efectiva.

Estos incluyen una auditoría para identificar ineficiencias burocráticas, la adopción de cuotas para mujeres y jóvenes entre el personal de la UA, y medidas para garantizar la participación del sector privado.

Algunas recomendaciones sobre cómo implementar las reformas son extremadamente complejas, y hay resistencia desde algunos sectores.

Aún así, según Kagame, deberían tener un ‘resultado intermedio’ en enero de 2018, en particular lo referido a aclarar la división del trabajo entre la UA, las comunidades económicas regionales (REC) y otras instituciones como la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), y fortalecer y revisar los mandatos de los órganos clave.

La cumbre también verá el establecimiento de una troika que comprende los presidentes anteriores, actuales y futuros de la Asamblea de la UA.

La actual troika que supervisa la reforma -el presidente de Chad, Idriss Déby; el presidente de Guinea, Alpha Condé, y Kagame- es criticada por su falta de representatividad.

Las regiones del norte y del sur no están representadas; el establecimiento de esta troika requerirá enmiendas a la Ley Constitutiva y al reglamento de la Asamblea de la UA.

Sin embargo, muchos Estados miembros temen que el nuevo grupo aumente el papel del presidente a expensas de la Asamblea de la UA, a pesar del hecho de que sus funciones son principalmente de procedimiento.

Todo ello hace, en opinión de especialistas, que los ojos estén puestos sobre la actual Cumbre, donde para lograrse resultados, se necesita la aceptación de la mayoría de los jefes de estado africanos.

En ese sentido, apuntan los expertos, la capacidad política de los presidentes de la UA y las AUC será fundamental para lograr esto.