Reforma a constitución mozambiqueña entra en fase parlamentaria

0
646
Sin que se sepa cuándo acontecerá, la reforma parcial a la Constitución de Mozambique entra en la fase parlamentaria luego de los acuerdos entre gobierno y oposición que acerca un tramo la paz.

El presidente Filipe Nyusi, quien se mostró más activo públicamente la semana pasada en los 13 meses de negociaciones secretas con el jefe de la opositora Resistencia Nacional Mozambiqueña (Renamo), Afonso Dhlakama, entregó en la Asamblea de la República el paquete contentivo de las propuestas.

La idea de la descentralización política, en la que se basa la posible modificación, forma parte de las iniciativas de la Renamo, que volvió a las armas en 2013 tras desconocer los resultados electorales de ese año.

Nyusi, quien también es el presidente del gobernante Frente Liberación de Mozambique, llamó a todas las fuerzas en el país contribuir para el éxito de la voluntad de todo el pueblo.

Aunque se da por sentado, para que los cambios se conviertan en ley necesitarán el apoyo de dos tercios de los diputados. Nyusi dio a entender que esta vez los 144 legisladores del Frelimo votarán en bloque a favor.

Fue un importante avance para la paz definitiva, dijo el dignatario al anunciar el pacto. ‘Hemos llegado a la conclusión crucial de que será necesaria la revisión puntual de la Constitución de la República’, apostilló.

A priori la posibilidad de acabar con la elección directa de los presidentes de los municipios podría significar la vuelta al bipartidismo y un duro golpe al Movimiento Democrático de Mozambique, que se había fortalecido en los gobiernos locales.

De darse curso a la reforma, el gobernador será designado por el jefe de Estado a propuesta del partido con mayoría en los comicios.

Sin embargo, aclaró que no serán objeto de descentralización la definición y organización del territorio, la defensa nacional, la seguridad y el orden públicos, además de la vigilancia de las fronteras, la emisión de moneda, las relaciones diplomáticas, y los recursos minerales y la energía.

Tampoco lo serán los recursos naturales situados en el suelo y en el subsuelo, en las aguas interiores y en el mar territorial, en la plataforma continental y en la zona exclusiva, y la creación y modificación de los impuestos.

No obstante, todavía está lejos un armisticio, en la práctica desde diciembre de 2016 debido a altos el fuego por iniciativa de la Renamo, y deberán darse pasos en ese sentido.

‘Pronto llevaremos al conocimiento de los mozambiqueños los pasos que se seguirán en el ámbito de los asuntos militares’, expuso lacónicamente el dignatario sin ofrecer otras precisiones.

Dhlakama, por su parte, negó posibilidades a una corriente de opinión que espera un referendo que legitime los acuerdos.

Aquí solo hubo una negociación entre el gobierno y la oposición, remarcó.