Rebeldes sursudaneses amenazan con tomar capital si falla el diálogo

0
382

riakEl líder de los opositores complotados el 15 de diciembre último en Sudán del Sur, Riak Mashar, advirtió que sus fuerzas pueden tomar la capital de ese país, Juba, de malograrse el actual diálogo entre ambas partes en esta capital.

El exvicepresidente, cuyas milicias aumentaron desde el levantamiento con otros grupos discrepantes, aseguró en una declaración difundida aquí que esas negociaciones no deben centrarse en la formación de un Gobierno interino.

Mashar, que emitió el mensaje desde un lugar en su país sin precisar, aludió a crecientes rumores sobre la integración de un ejecutivo provisional sin la presencia del actual presidente, Salva Kiir.

«Un Gobierno interino no es la solución a la actual crisis de Sudán del Sur, debemos atacar las causas profundas de la presente crisis nacional», subrayó el cabecilla opositor.

Las declaraciones de Mashar siguieron también al anuncio este martes sobre la postergación de las negociaciones en Etiopía, país mediador donde ya fue firmado un acuerdo previo sobre el cese del fuego el 23 de enero pasado.

El objetivo de esos intercambios es hallar una solución política a los presentes choques entre soldados y opositores, cuyo escenario principal es el norte del país y principalmente los estados (provincias) petroleros de Unidad, Jonglei y Alto Nilo.

Mashar explicó que esas fuerzas, que se alternan con el Ejército el control de importantes ciudades como Malakal, capital de Nilo Azul, avanzarían para tomar Juba si el Gobierno rehúsa aceptar ciertas condiciones exigidas por los insurgentes.

Una condición básica del líder rebelde es la inclusión en el diálogo de los 11 políticos y exfuncionarios que se levantaron junto a él a mediados de diciembre, siete de los cuales fueron liberados y entregados al Gobierno keniano y el resto están aún presos.

Otras de las demandas insurgentes es la retirada de las Fuerzas de Defensa de Uganda (FDU), enviadas por Kampala a Juba y a varias ciudades del sur del vecino Sudán para evitar el avance de los rebeldes hacia otras demarcaciones.

Mashar reconoció que esas tropas son un obstáculo para tomar ciudades principales como Juba, pero dio a entender que sus milicias se abastecen de los pertrechos de sus soldados, cuya presencia calificó de «una especie de bendición».

«La gente se pregunta acerca de nuestras rutas de suministro. Las FDU son nuestra fuente de alimentación. De ellas recibimos armas, municiones y uniformes», aseguró el líder rebelde aunque sin precisar cómo se produce ese abastecimiento sin la anuencia de Kampala.

El envío de tropas por Uganda fue decidido en su condición de miembro de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo del este de África, principal mediadora en el conflicto, integrada también por Etiopía, Kenya, Somalia, Yibutí, Sudán del Sur y Sudán.