Rebeldes liberados piden participar en las conversaciones sobre Sudán del Sur

0
532

sud-soudanaise lors des pourparlers de paixLos siete presos políticos recientemente liberados por el Gobierno de Sudán del Sur pidieron hoy participar en las negociaciones de paz como un tercer bloque al margen del Ejecutivo de Salva Kir y los rebeldes liderados por Riek Mashar.

Así lo indicó en rueda de prensa Seyoum Mesfin, portavoz de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), grupo interestatal mediador en el conflicto de Sudán del Sur e integrado por ocho países del este de África.

Las conversaciones de paz se retomarán mañana en la capital etíope tras la llegada de los rebeldes liberados, cuya custodia Kir cedió a las autoridades kenianas el pasado 29 de enero.

El inicio de esta segunda ronda de las negociaciones, que comenzaron auspiciadas por la IGAD en Adis Abeba el pasado diciembre y lograron un acuerdo de alto el fuego el 23 de enero, se ha pospuesto un día para que incorporar a los siete liberados.

Los rebeldes llegarán a la capital de Etiopía esta misma noche o mañana, según Mesfin.

Sin embargo, en un comunicado publicado horas antes de su comparecencia ante los medios, los liberados pusieron en duda la reanudación de las negociaciones mientras otros cuatro detenidos permanezcan en prisión en Sudán del Sur y fuerzas extranjeras sigan apoyando al Gobierno de Kir.

Los liberados han expresado a la IGAD su deseo de defender sus posiciones y han condenado a las partes enfrentadas.

«Nos han dicho (los presos liberados) que no son parte de la violencia, que no condenan la violencia, sino que condenan el conflicto», explicó el portavoz del bloque mediador.

Delegados de ambas partes concluyeron a finales de enero la primera ronda de las negociaciones tras llegar a acuerdos en el cese de las hostilidades y la liberación de los presos que el Gobierno de Yuba había capturado tras la supuesta intentona golpista de mediados de diciembre.

«Los acuerdos se han cumplido», señaló Mesfin a los periodistas.

«Siete detenidos -prosiguió- han sido liberados, pero la cuestión de los cuatro que siguen en prisión está retrasando todo el proceso».

La IGAD ha enviado un equipo, en el marco del Mecanismo de Monitorización y Verificación (MVM, en sus siglas inglesas), para evaluar la situación en el terreno.

La misión de la IGAD visitó ayer Malakal, proseguirá sus operaciones en Bentiu y se desplazará a otros lugares controlados por las fuerzas rebeldes, dijo Mesfin.

«El cese de hostilidades es generalizado. Pero hay algunas escaramuzas en algunos sitios», puntualizó.

Los delegados de la organización regional han mantenido encuentros con el presidente de Sudán del Sur y con el líder rebelde.

Aunque Mashar insiste en la retirada de las tropas extranjeras y la liberación de los cuatro presos que permanecen detenidos, no considera que estas cuestiones deban condicionar el inicio de la segunda ronda negociadora.

Para los siete liberados, por contra, estos puntos son requisitos necesarios para sentarse a negociar, según el comunicado difundido hoy en Adis Abeba.

«La nota de prensa (de los rebeldes) está equivocada y supone un incumplimiento del acuerdo que firmaron durante la primera ronda. Contradice el compromiso de su líder (Mashar), quien aseguró a la IGAD que su bando no pondría ningún obstáculo a las conversaciones de paz», aclaró Mesfin.

«Eso sería lo mismo que mantener rehén de esas demandas a su pueblo y nación», puntualizó.

Cerca de 10.000 personas han fallecido durante los enfrentamientos, según cálculos del Grupo Internacional de Crisis, una organización internacional no gubernamental especializada en el análisis de conflictos.

Desde su independencia de su vecino Sudán, en julio de 2011, Sudán del Sur ha vivido una situación política y de seguridad inestable, marcada también por las cuestiones sin resolver con Jartum.