Raila Odinga impugnará en el Supremo las últimas elecciones

0
374

El líder opositor keniano, Raila Odinga, ha anunciado este miércoles que presentará un recurso ante el Tribunal Supremo para denunciar el supuesto fraude ocurrido durante las últimas elecciones presidenciales, en las que oficialmente se impuso el actual mandatario, Uhuru Kenyatta.

Más de una veintena de personas han muerto por la espiral de violencia generada por la crisis política, por lo que la decisión de Odinga podría contribuir a aplacar los ánimos. En declaraciones a los periodistas en Nairobi, el opositor ha anunciado el recurso y ha insistido en que no se limitará a «aceptar y pasar página» a la última cita electoral.

«Ir a los tribunales no implica legitimar los llamamientos poco apropiados de algunos observadores para que reconozcamos la derrota. Vamos a darles a quienes desafiaron las largas colas en la fría mañana y en la calurosa tarde una oportunidad de ser escuchados», ha añadido.

La Comisión Electoral ha asegurado que Kenyatta venció a Odinga con 1,4 millone de votos de margen, una cifra que la oposición ha puesto en duda después de plantear, entre otras denuncias, un intento de ciberataque contra el sistema informático oficial.

En el recuerdo de todos los kenianos aún resuena la violencia étnica registrada tras las elecciones de 2007 y que concluyó con la muerte de 1.200 personas. Entonces, también Odinga llevó sus quejas ante la Justicia, en un paso que pareció contener la escalada de tensiones.

Las afueras de Nairobi y la ciudad de Kisumu, bastiones opositores, han sido escenario de los enfrentamientos más graves de la última semana. Los manifestantes han acusado a las fuerzas de seguridad de hacer un uso excesivo de la fuerza y de ser responsables directos de varios de los fallecimientos.

Una autoridad gubernamental que supervisa las actuaciones de la Policía ha anunciado la apertura de una investigación sobre la muerte de una niña de seis meses que, según sus padres, fue gaseada y golpeada cuando se encontraba en brazos de su madre. La familia se vio sorprendida en su propio domicilio por los agentes durante la represión de una concentración.

Las autoridades también han prometido analizar el caso de una niña de ocho años que perdió la vida tras ser alcanzada por una bala perdida cuando se encontraba en el balcón de una vivienda en el barrio de Mathare, a las afueras de la capital keniana. El disparo habría sido realizado por la Policía.