Rabat reacciona contra declaración de ONU favorable a saharauíes

0
381

Ban SaharaEl gobierno de Marruecos rechazó declaraciones del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien clasificó como «ocupación» la presencia de Rabat en el Sahara Occidental, tras visitar esa región a principios de mes, informó hoy la agencia PanaPress.

Un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores calificó de «inaceptables» las afirmaciones del líder del organismo mundial, que coinciden con las de dirigentes y organizaciones de la República Árabe Saharauí Democrática (RASD) en su solicitud de una consulta popular para votar contra la presencia de Marruecos, añadió la fuente.

La reacción de Rabat contra las alegaciones expresadas por Ban, tras la visita de este último a la región entre el 6 y el 7 del presente mes, implicó también el anuncio oficial plasmado en el texto de reducir su participación en la Misión de la ONU para la organización del referéndum en el Sahara Occidental (Minurso).

El gobierno marroquí decidió además cesar la contribución que aportaba al trabajo de esa instancia, surgida en 1991 junto a la promesa de la ONU para realizarlo y al alto al fuego a la guerra entre Rabat y el Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro (F.Polisario), brazo político y militar de la RASD.

Ban presentará ante la ONU un informe sobre su gira por el Sahara Occidental y países como Argelia comprometidos con el diferendo, visita que estuvo precedida por otra de su representante especial para el área, el diplomático estadounidense Christopher Ross.

La RASD, proclamada el 26 de febrero de 1976 tras retirase España como potencia ocupante y entrar por la fuerza en su lugar la nueva metrópolis marroquí, carece de estatus oficial dentro del organismo global, aunque es reconocida por unos 80 países.

Dirigentes saharauíes como el presidente del F. Polisario, Mohamed Abdelaziz, declararon a raíz del 40 aniversario del país que la paciencia del pueblo «tiene límites» y advirtieron que pueden retornar a las armas se persistir su situación colonial y proseguir Marruecos con su estrategia dilatoria del referendo.