Prosigue pesquisa por polémica compras de armamentos en Sudáfrica

0
345

cazabombarderosEl polémico paquete de contratos públicos de defensa, firmado en 1999 por la Tesorería Nacional, costó a Sudáfrica unos cuatro mil millones de dólares, confirmaron  fuentes periodísticas en Johannesburgo.

Una Comisión Investigadora, dirigida por el magistrado Willie Seriti, estudia desde 2012 el presunto caso de irregularidad financiera durante el anterior gobierno sudafricano que involucró compras de fragatas, cazabombarderos, y helicópteros marítimos, entre otros armamentos.

Los fiscales llamaron a declarar durante las últimas semanas a Paul Jourdan, exdirector general adjunto de la sección de proyectos especiales en el Departamento de Industria y Comercio.

El tribunal también analizó los alegatos de Zavareh Rustomjee, quien fue asesor de los ministerios de Industria y Comercio y de Minerales y Energía entre los años 1999 y 2002.

Trascendió que el llamado Plan de Contratación de Defensa Estratégica fue mayormente financiado a partir de préstamos de bancos extranjeros, cuyos intereses incrementaron la cifra total de gastos en casi 750 millones de dólares.

El presidente Jacob Zuma ordenó crear el grupo de indagación en septiembre de 2011, después de que el Tribunal Superior de Eastern Cape identificó sospechas de mala gerencia administrativa en el negocio de las armas.

La llamada Comisión Seriti interrogó además a representantes legales de la Corporación de Armamentos de Sudáfrica (Armscor, siglas en inglés), un conglomerado productor apoyado por el gobierno e instituido en 1968.

La pesquisa está enfocada en esclarecer denuncias de fraude y corrupción en relación con programas militares denominados Adquisiciones de Defensa Estratégica y estará activa previsiblemente hasta mayo próximo.

Otros funcionarios citados por los letrados son oficiales de la Marina de Guerra y de la Fuerza Aérea de Sudáfrica, así como el exministro de Inteligencia, Ronnie Kasrils, y el propio expresidente de Sudáfrica Thabo Mbeki.