Prosigue juicio sobre muerte sospechosa activista sudafricano Ahmed Timol

0
474
La Alta Corte de Justicia de Pretoria retomó la investigación de la muerte hace 45 años del activista antiapartheid Ahmed Timol, que había sido iniciada en junio pasado cuando sus familiares presentaron nuevas evidencias.

Timol, un maestro de la localidad de Roodepoort en Johannesburgo que militaba en el Partido Comunista de Sudáfrica (PCS), murió en 1971 supuestamente al saltar por propia voluntad del décimo piso de la que fuera estación de policía de la Plaza John Vorster de esa ciudad, donde se encontraba detenido.

El dictamen entonces de que no había sido torturado durante su detención por la policía del apartheid y que se había quitado la vida impidió realizar una pesquisa sobre el suceso y que los responsables fuesen llevados ante los tribunales.

Una investigación independiente solicitada por sus familiares permitió reabrir este caso el pasado mes y que varios testigos presentaran evidencias que van descartando, poco a poco, la versión sobre el suicidio de este joven activista contra el apartheid.

El más reciente fue el oficial de policía Paul Erasmus, quien dijo ayer a la Corte que el entonces gobierno en Pretoria permitía a la policía mano abierta para violar la ley ‘a como fuera’ para evitar el avance del movimiento de liberación liderado por el Congreso Nacional Africano (ANC), el Partido Comunista y otras organizaciones de este país.

El testigo, quien trabajó durante 17 años con la policía del régimen de segregación racial, admitió que contribuyó con ‘trucos sucios’ como divulgar falsedades y participó con la seguridad para preparar cómo debían presentarse los casos de esos luchadores ante las cortes.

El hermano de Timol, Mohammed, dijo a la prensa que la primera investigación realizada de abril a junio de 1972 tuvo lugar en una corte de blancos… ‘El magistrado era blanco, los policías eran blancos, el sistema era blanco… sabíamos que no tendríamos oportunidad de conocer la verdad’, comentó.

‘Las conclusiones del magistrado después de muchos días, a las cuales asistimos mis padres y yo, mostraron que era una farsa’, agregó.

Otro testigo de esta segunda etapa de la investigación fue Stephanie Kemp, una mujer de 76 años miembro del ANC y del Partido Comunista, quien recordó al tribunal que Timol fue la vigésimo segunda persona que murió en manos de la policía del apartheid en el período de 1963 a 1971.

En junio pasado uno de los testigos claves de este proceso fue Salim Essop, quien fue detenido junto a Timol y narró las torturas a que fue sometido tan pronto fue apresado, pero fundamentalmente al ser trasladado a la estación de la Plaza Vorster, donde días más tarde vio a un prisionero encapuchado que caminaba con dificultad y que identificó como Timol.

Esos abusos extremos hicieron que Essop fuera trasladado a los hospitales Charlotte Maxeke y Hendrix Verwoerd en Pretoria y luego a las instalaciones médicas de la prisión de esta misma ciudad, donde cumplió una sentencia de cinco años. ‘Estuve cerca de la muerte’, aseguró.

Según se informó la vista judicial continuará los días 4, 10 y 11 de agosto venidero.