Prosigue el juicio en Sudáfrica contra Conspiradores de Mangaung

0
430

Johan Prinsloo y Mark TrollipEl Tribunal Superior de Bloemfontein escuchó los alegatos de una banda ultraderechista sudafricana que pretendía bombardear una asamblea del Congreso Nacional Africano (CNA) con morteros de 120 milímetros.

Los llamados Conspiradores de Mangaung -sede de la reunión del CNA- pidieron la colaboración financiera del grupo racista estadounidense Ku Klux Klan (KKK) para restaurar en Union Buildings un gobierno de líderes blancos caucásicos.

La Corte comprobó que la idea de la organización criminal era lanzar ataques con morteros 120 sobre la Conferencia del CNA, celebrada en diciembre de 2012 en la provincia Free State y donde participaron cientos de militantes del partido gubernamental.

Trascendió que los imputados además querían armar un arsenal privado con 30 rifles de asalto R4 (de fabricación sudafricana) y similar cantidad de AK-47.

El principal testigo del Estado es Jaco Scherman, quien asegura los sujetos Johan Prinsloo y Mark Trollip, cabecillas del grupo radical, estuvieron buscando conexiones militares para comprar morteros y ametralladoras semiautomáticas.

Además de los mencionados, en otra operación policial fueron detenidos los individuos Hein Boonzaaier y Martin Keevy. A este último lo examinaron cuatro psiquiatras y confirmaron que adolece de severos trastornos mentales.

El Tribunal Superior de Bloemfontein activó cargos por intento de homicidio masivo, traición, conspiración para efectuar actos de terrorismo y posesión de armas y municiones ilegales.

Scherman explicó que Prinsloo le dio 40 mil rands (cuatro mil dólares) a

Boonzaaier para que viajara y se reuniera en territorio norteamericano con algún Grand Wizard (gran mago, jerarca) del KKK.

En caso de que fallara la variante KKK, Prinsloo y sus hombres pensaban vender diamantes en Asia con vistas a formar un nuevo partido político que sería llamado Federale Vryheidsparty (Partido de la Libertad Federal, en afrikaner).

Ese gremio político iba a tener incluso su propio sitio web, y Scherman era el diseñador gráfico. Los planes relacionados con los morterazos se discutieron en la granja de Prinsloo, en Naboomspruit, provincia de Limpopo.

La Corte de Bloemfontein llamará mañana miércoles a otros 11 testigos en el caso de los Conspiradores de Mangaung.